21 feb. 2024

Argentina pone más trabas a las importaciones

El gobierno argentino está intensificando su proteccionismo comercial y ahora pide a las empresas que bajen un 20% las importaciones respecto a 2008; de lo contrario sus planes no son aprobados, según informó el diario porteño El Cronista. De acuerdo a la publicación, el objetivo de estas medidas es no agravar la situación de las fábricas locales afectadas por la crisis económica y también frenar la demanda de dólares comerciales.

Esto se suma a las ya existentes licencias automáticas de importación que han despertado reclamos de los demás países del Mercosur y que en Paraguay ha afectado principalmente a los exportadores de confecciones y textiles. Este tipo de envíos al país vecino se ha reducido en más de 50% este año, ha manifestado Guillermo Caballero Vargas, de Manufactura Pilar.

Además, a los importadores de calzado, juguetes y electrodomésticos solamente se les autoriza importar en la medida que hagan una exportación equivalente en dólares. Es decir, la lógica de “un dólar por un dólar”. En este sentido, un empresario que quiso mantener su anonimato, comentó que “se pretende que vendamos al exterior casi lo mismo que exporta el país entero”, al tiempo que agregó que su empresa importa para completar la oferta y para hacer crecer la marca.

MÁS PROBLEMAS. Por otro lado, Argentina decidió extender al máximo que permite la Organización Mundial de Comercio la resolución de las Licencias Previas de Importación (LAPI) a diez días. Anteriormente, estos trámites solían demorar 48 horas.

La Cámara de Importadores argentina se mostró disconforme con la medida porque “generan una complicación de logística”, según consignó el viernes pasado El Cronista.

Actualmente existe una gran cantidad de importadores con mercadería detenida en el puerto de Buenos Aires a la espera de que el gobierno de Cristina Kirchner habilite el ingreso de estos bienes.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.