Política

Ante escraches y renuncias, desempolvan código de ética

 

En el Senado se decidió desempolvar uno de los tantos proyectos de ética que están cajoneados desde hace tiempo, en medio de los escraches y las renuncias de sus miembros por casos de corrupción y tráfico de influencias. Mientras tanto, sigue pendiente el dilema sobre la banca de otro renunciante, que es Jorge Oviedo Matto, tema que enfrenta a colorados y liberales.

El senador Derlis Osorio, quien responde al bloque samanieguista en la Cámara Alta, sugirió a sus pares analizar su proyecto que hace referencia al código de ética, y tuvo acompañamiento, por lo que se tratará en dos semanas.

“Plantea cuestiones de normas de conducta en ejercicio del cargo parlamentario, rendición de cuentas, y creo que es el momento oportuno. La sociedad está esperando señales de parte nuestra”, alegó.

Aparte de su propuesta, que había presentado en el 2014, existen otras dos más. Una de ellas de Carlos Filizzola, que data del 2005, sobre la ética en la función pública.

Además, se había planteado un proyecto de resolución por la que se aprueba el código de ética parlamentaria, que también quedó cajoneado.

OBLIGACIÓN DE LOS SENADORES. En la propuesta presentada por Osorio se establece la conducta que un senador está obligado a cumplir como parte del ejercicio de sus funciones legislativas.

El primer punto implica respetar la investidura parlamentaria y se alega que la misma es incompatible con una conducta que atente el orden público.

Se estipula que un senador debe evitar tener un trato preferencial al realizar trámites personales o familiares ante entidades públicas o privadas.

Además, el parlamentario debe declarar explícitamente sus vinculaciones cuando se discuta, investigue o debata en la Cámara temas sobre intereses económicos, directores personales o familiares.

No debe omitir intencionalmente información relevante ni obtener ventajas o beneficios en transacciones financieras, utilizando información privilegiada.

Otra prohibición es que use su autoridad o influencia para otorgar o procurar servicios especiales, nombramientos o cualquier otro beneficio que implique un privilegio, entre varios otros puntos.

PENDIENTE. Hoy se reúnen nuevamente la mesa directiva y líderes de bancada, y el tema que sigue pendiente es justamente la definición sobre la renuncia de Oviedo Matto, y para qué sector será la codiciada banca.

Dejá tu comentario