Arte y Espectáculos

Ante cierre de teatros arpista actúa en los jardines de las casas

 

El cierre de teatros y la suspensión de los espectáculos obligaron al arpista paraguayo, Ismael Ledesma a ingeniarse y reinventarse en Francia, en donde reside hace más de 30 años. Es así que, con la ayuda de su esposa e hija, ahora ofrece pequeños conciertos en los jardines de las casas, como una alternativa artística y económica.
“La idea surgió de mi esposa Hélène, quien me veía muy decaído desde ya hace unos meses por haberse anulado todas mis presentaciones. Ella, con la complicidad de mi hija Lena, prepararon un afiche proponiendo mi espectáculo a las familias que tengan jardines. Luego, nos dedicamos a distribuir la invitación en nuestra zona de la Normandía; tomamos la bicicleta y salimos a recorrer los pueblitos depositando los afiches en los buzones”, cuenta Ismael, quien tiene en su haber numerosos discos y conciertos en toda Europa.

“La sorpresa fue inmediata ya que pronto recibimos llamadas telefónicas de personas interesadas en el proyecto. La receptividad en los espacios y las viviendas es fabulosa, porque el ambiente es muy ameno; la gente paga su derecho al espectáculo, trae algo para comer y beber después del recital, si gusta, y eso crea una atmósfera familiar y muy pintoresca”, comenta el arpista, añadiendo que hace presentaciones “en jardines de las casas de personas que aman el arte y que apoyan a los artistas varados a causa de la pandemia”.

formato. En sus presentaciones, Ismael invita al público a un viaje imaginario por el Paraguay y por “su universo”.

“La gente espera lo que yo propongo, no me piden un repertorio especifico. Yo comienzo el espectáculo diciéndoles que les invito a un viaje imaginario a mi país y a mi propio universo. Es evento dura una hora y los asistentes deben estar sentados”, dice.

Ismael Ledesma nació en Lambaré, y es hijo de artistas; su padre fue Raimundo Ledesma, y su madre Luisa Ysabel Lucena. Aprendió las primeras notas en el arpa con su padre a la edad de cinco años.

Dejá tu comentario