Política

Analistas afirman que urge mejorar el control del financiamiento político

Expertos expresaron preocupación por el hecho de que haya una débil reglamentación para ejercer mayor control, sobre todo a la trazabilidad del dinero que ingresa para financiar las candidaturas.

Analistas políticos coincidieron en señalar la necesidad de una reforma completa de la Ley de Financiamiento Político, a modo de evitar que el dinero sucio siga ingresando a la arena política. Manifestaron que la actual normativa no es suficiente y facilita el ingreso de dinero negro para financiar las candidaturas.

El abogado Ezequiel Santagada expresó que hace falta una reforma seria para controlar todo el esquema de financiamiento político de los partidos. Expresó que si bien hubo algunos intentos de mejoras, todo resulta insuficiente, ya que con la ley actual solo se controla el dinero que rinden los partidos. Explicó que en la normativa y en la aplicación de la misma existe un gran vacío.

“De hecho, hubo algunos intentos de mejoras a la parte de financiamiento político, pero son insuficientes, se controla lo que rinden los partidos y nada más que eso. La Justicia Electoral no aplica la ley. Hay que mejorar la trazabilidad y controlar los gastos que se hacen con financiamiento negro, si alguien pone dinero en negro que no se controla, eso queda en la nebulosa. Eso habría que controlar, hay un vacío en la norma y en la aplicación”, mencionó.

Sostuvo que esto facilita el hecho de que el dinero sucio promocione candidaturas y, por ende, el sistema se vuelva perverso.

“El dinero en negro no proviene de actividades lícitas, estamos hablando de cualquier actividad ilícita. Ellos encuentran una forma de inversión en la política de ese dinero que no puede ser canalizado a través de otras actividades, y eso repercute en favores políticos luego, y eso es lo perverso de todo el sistema. Se necesita una reforma seria en todo el esquema de financiamiento político”, sostuvo.

PELIGRO. A su turno, el politólogo y analista Marcos Pérez Talia sostuvo que es una necesidad acuciante regular el dinero que entra a la política. Indicó que la historia de América Latina está llena de ejemplos de dinero espurio en las campañas presidenciales y esto representa una amenaza muy seria a la democracia.

“La democracia tiene un costo importante de funcionamiento y la financiación política es un acto cotidiano. Sin embargo, es una necesidad acuciante regular el dinero que ingresa a la política. Con ello se buscan dos cosas fundamentales: evitar que se reduzca la competencia política entre las diversas candidaturas y evitar que los que financian a oscuras del sistema ejerzan su influencia indebida en las políticas públicas”, dijo.

“La historia de América Latina está llena de ejemplos de dinero espurio en las campañas presidenciales. Jaime Paz Zamora en Bolivia, Ernesto Samper en Colombia o Pérez Balladares en Panamá son ejemplos conocidos de la financiación del narcotráfico en campaña. La financiación espuria por parte de empresas ligadas a contratos públicos también existió siempre: Collor de Melo en Brasil, Pemex y el PRI en México, Odebrecht, etc. Eso representa una amenaza muy seria a la democracia y su calidad. Desequilibra la cancha, no llegan los que tienen más vínculos con el electorado y, lo que es peor, llegan los que luego concretan negocios ilegítimos como parte de pago de la financiación de campaña”, mencionó.

Sostuvo que en Paraguay existe muy poco control del dinero que circula en las campañas electorales.

“Luego de las elecciones de 2018, la rendición de cuentas de los partidos fue bastante llamativa: la ANR declaró haber gastado mucho menos dinero que el PLRA, cuando sabemos que históricamente la maquinaria electoral y el gasto colorado son enormes en comparación con las demás candidaturas. Es harto conocido cómo se maneja el dinero en las internas y en las generales, pero no parece preocupar a nadie. Sin embargo, si queremos luchar contra la corrupción, la financiación de la política se constituye en uno de los primeros pasos para ello”, expresó.


"Se controla lo que rinden los partidos y nada más que eso, la Justicia Electoral no aplica la ley, se debe mejorar". Ezequiel Santagada, abogado.

"Representa una amenaza muy seria a la democracia y su calidad. Desequilibra la cancha". Marcos Pérez Talia, politólogo.

Dejá tu comentario