27 feb. 2024

Amenazan a testigo de crimen de Acevedo

“Mirna, vos estás sabiendo muchas cosas. Es mejor estar con el pico cerrado o vas a morir. No hables más con la Fiscalía de Paraguay, te estoy avisando”, dice el mensaje amenazante que dejaron a Mirna Díaz Bower, que fue testigo de la muerte de José Carlos Acevedo, ex intendente de Pedro Juan Caballero.

Díaz Bower es administradora de radio Futura FM, y la nota le llegó en el local de la emisora. Uno de los funcionarios de la radio se percató de un sobre sospechoso y cuando lo abrió, cayó una bala sin percutir, como un claro mensaje de la mafia.

Según detalla el reporte policial de la comisaría que interviene en el caso, Mirna fue testigo presencial del atentado que sufrió Acevedo Quevedo y por allí vendría la cosa para la dura amenaza. Personal del Departamento de Criminalística y de Investigación de Hechos Punibles de Amambay, además del Ministerio Público, llegaron al sitio para el procedimiento de rigor.

El comisario Aníbal Franco, que fue uno de los uniformados que se acercaron al sitio para hacer el procedimiento, aseguró que la seguridad de la administradora será reforzada ante esta situación.

El pasado 17 de mayo, Acevedo, que por entonces era el intendente de Pedro Juan Caballero, fue atacado por sicarios cuando salía de la sede de la Municipalidad.

El político iba caminando para subir a su vehículo cuando escuchó los primeros disparos.

Intentó refugiarse en el predio del Palacio de Justicia de Pedro Juan Caballero, cuyo edificio está frente a la sede municipal, pero uno de los atacantes lo siguió y le disparó en el rostro y otras partes del cuerpo.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.