Arte y Espectáculos

“Ahí estaba Migliorisi y le planteé hacer una película sobre su vida”

El actor, director, dramaturgo y docente Agustín Núñez sigue celebrando sus 50 años de trayectoria. En ese contexto invita hoy a apreciar Miglionírico, en tributo al recordado Ricardo Migliorisi.

En el marco de celebraciones por las cinco décadas de trayectoria escénica de Agustín Núñez, hoy se ofrece una proyección gratuita de la obra teatral audiovisual Miglionírico, apta para mayores de 16 años. Pase gratuito se consigue llamando al (0981) 410-132.

Este homenaje y mirada particular acerca del artista Ricardo Migliorisi estará disponible online, en las plataformas de Kilivideo y Passline, con un costo de G. 30.000.

Miglionírico nació cuando Núñez planeaba las actividades para celebrar sus 50 años de vida escénica, en una cena con los actores de las obras Yo El Supremo y La Cándida Eréndira.

”Ahí estaba Migliorisi y le planteé hacer una película sobre su vida”, recuerda Núñez, aclarando que su festejo fue postergado por la pandemia.

En esa ocasión, Migliorisi, fallecido en el 2019, se mostró interesado y pensó en cómo podría aportar al guión y elaboración de la cinta. “Me llamó a los pocos días a prometer su ayuda, luego de lanzar su libro de escritos, relatos, pensamientos, poemas titulado 713, número de escritos que nos legó. Quedamos en vernos para definir cosas, pero se fue antes de esa reunión”, comenta el teatrista.

Núñez opina que Migliorisi dejó un legado inmenso, así como el compromiso de brindarle un homenaje a su figura, un ícono. “Casi hermano mío con quien compartí toda una vida de experiencias, creaciones, momentos difíciles y una profunda amistad, entrañable”, sostiene y agrega que para él Migliorisi fue un maestro en lo referente a la valorización de las artes escénicas y plásticas.

Miglionírico en principio estaba pensada como obra de teatro, la cual se montaría gracias a un modesto presupuesto conseguido, pero debido a la pandemia el proyecto se replanteó y se convirtió en mediometraje. “Contando cosas particulares sobre la vida de este artista tan rico y efervescente”, acota.

Agustín señala que se elaboró con inmenso cariño y un equipo “maravilloso” de actores y actrices, técnicos, escenógrafos, vestuaristas, para contar la visión de algunos fragmentos de la vida de Ricardo, visto a través de la óptica de la mezcla de sueño y realidad, como fue su vida.

CELEBRACIÓN. Haciendo una retrospectiva de su vida y trayectoria artística, Agustín Núñez observa que pasaron 50 años desde su debut en el teatro a través de la obra Este cura (1969), realizado en el Teatro Municipal, bajo la dirección de Víctor Prandi. “Esa obra de Alfonso Paso, fue mi primer trabajo profesional, mi inicio en ese ámbito”, describe.

El artista confiesa que en este tiempo vivió mucho e intensamente, así como recibió, dió en gran cantidad. “Fue un tiempo de trueque permanente, de vivencias, conocimientos, afectos, desafíos, sueños rotos, y también otros realizados”, detalla.

Mirando estos 50 años de experiencias observa en retrospectiva y se percata que la vida pasa muy rápido, y que haber aprovechado segundo a segundo, fue una de las cosas sabias que hizo.

INVESTIGACIÓN. Una de las áreas en las que más dedicó tiempo y energía en estas cinco décadas es la investigación, ya sea en las áreas de actuación, dirección, guión, televisión, y cine.

“Exploré diferentes fuentes para tomar herramientas tanto para uso personal como para trasmitir a otras personas. Con el objetivo siempre de compartir lo aprendido, y confrontarlo con otros pensamientos, otras formas de ver el trabajo en la escena”, explica.

Núñez entiende a la escena como un mundo muy amplio, como “una enorme vitrina” en la que conviven diferentes géneros, niveles de producción, creación, formas escenográficas, estéticas cada vez más variadas. “El teatro va como la vida, replanteándose el día a día, como adaptarnos a los tiempos actuales”, dice.

Inesperado. Durante los momentos más difíciles de la pandemia, el maestro percibió que este gran golpe a nivel mundial fue para los trabajadores de la escena algo fuerte y muy inesperado. “Tuvimos que reaprender y replantearnos muchas cosas”, afirma. Lo que rescata es el aprendizaje de la unión que hace la fuerza, el darse un tiempo para pensar, analizar, leer, actualizarse y también para proponer nuevas formas de trabajo a partir de lo virtual.



Dejá tu comentario