País

Acusan a una empresa de extraer de forma irregular agua del Pilcomayo

Tras las denuncias, el Ministerio del Ambiente constató que los reservorios de agua y de pozos en Boquerón no contaban con licencia. Temen que obra altere curso natural del río Pilcomayo.

Un total de diez perforaciones de 18 metros de profundidad y reservorios de agua de 189 hectáreas de superficie, en la empresa Líneas Panchita G, no figuraban dentro de la licencia ambiental disponible, según los fiscalizadores del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades).

La fiscalización fue llevada a cabo el 4 de octubre pasado, dentro de la estancia La Madrugada, de la mencionada firma, ubicada en la localidad de Margariño, Departamento de Boquerón.

El acta labrada describe que “para el abastecimiento de estos reservorios se realiza extracción de agua a través de una estación de bombeo con una capacidad de 6.000 M/H, del brazo Cañada La Madrid, sin criterio ni instrumentos técnicos o de regulación que garanticen la conservación del cauce y caudal de las aguas del río Pilcomayo”.

En otro punto señala que en el momento de la verificación no se encontraba en uso este sistema debido a la bajante del cauce en cuestión. Así también cuentan con diez pozos de 18 metros, como alternativa de abastecimiento. La firma Panchita G es una empresa naviera y agropecuaria.

OBRA. En el Informe de ajuste y cumplimiento del Plan Ambiental se menciona el reservorio, de uso actual, que no se estipulaba en la auditoría ni en la licencia, según el acta.

Al respecto, el director de Fiscalización del Mades, Julio Mareco, señaló que recién el pasado 25 de setiembre, nueve días antes de la fiscalización, la firma presentó un informe de ajuste y cumplimiento del plan ambiental en el que indica la idea de construcción, cuando en realidad la obra ya estaba hecha.

En el acta también señalan que no se tuvo en cuenta la variación del nivel-caudal del mencionado curso para la instalación y bombeo del agua como tampoco la variación del nivel del agua tanto en el curso hídrico como en el reservorio. “Influye en la biodiversidad y el paisaje, como también afecta a las poblaciones y productores de aguas abajo”, destaca el documento.

“En algún momento van a extraer agua del Pilcomayo y es eso lo que se cuestiona, que no altere el curso natural del río. Cualquier tipo de pozo sin criterio técnico-ambiental es un riesgo para la napa freática. En este caso no estipulaban en el permiso que se les otorgó”, dijo Mareco.

Según la descripción, se puede observar dentro del área una draga para profundización del reservorio, a través del refulado, en una superficie de diez hectáreas. El funcionario indicó que la fiscalización se realiza tras denuncias, ya que aguas abajo existen pobladores y productores que dependen del cauce. Según el acta, hecho por los fiscales Mareco y Rocío Barreto, se recomienda solicitar un nuevo estudio de impacto ambiental con auditoría o audiencia pública

SIN RESPUESTA. Tras reiteradas llamadas desde Última Hora a la empresa en cuestión, Florencio Benítez, de la compañía, señaló que sería el asesor legal el que daría a conocer la versión de la empresa en un determinado horario de la tarde. Sin embargo, no volvieron a atender el teléfono en el momento acordado.

Afirman que firma fue sumariada

Después de la falta de especificaciones dentro de la licencia ambiental, en el caso de reservorio y pozos, el director de Asesoría Jurídica del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), Hugo Cardozo, señaló que inició un sumario administrativo y la empresa ya fue notificada.

"Vamos a esperar qué nos dicen en su descargo. Estamos abiertos a escuchar”, afirmó Cardozo.

Las multas que están establecidas para las irregularidades en la licencia ambiental van de 3.001 jornales, como mínimo, y como máximo, 20.00 jornales, apuntó. La firma tiene diez días hábiles para presentar su descargo.

Dejá tu comentario