Mundo

Acuerdo entre EEUU y China alivia economía del mundo

 

Tras casi dos años de una guerra comercial, EEUU y China, las mayores economías del mundo, firmaron ayer una tregua mediante un acuerdo preliminar que, no obstante, mantiene en vigor gran parte de los aranceles aplicados en sucesivas rondas. En principio, este acto traería un alivio a la economía mundial.

El presidente de EEUU, Donald Trump, quien está jaqueado por un juicio político que le costaría el cargo, calificó de “trascendental” el acuerdo.

Sin embargo, los aranceles sobre productos importados en cientos de miles de millones de dólares seguirán vigentes, por lo cual los consumidores y empresas estadounidenses deberán seguir pagando la cuenta.

El acuerdo, llamado de “fase uno“, incluye el compromiso de China de elevar sustancialmente sus compras de productos estadounidenses, proteger la tecnología estadounidense y aplicar nuevos mecanismos de cumplimiento de normas comerciales.

“Damos un paso trascendental jamás visto antes con China” y asegurará “un comercio limpio y recíproco”, dijo Trump en la ceremonia del firma en la Casa Blanca.

Mientras Trump hablaba largamente, las principales cadenas de televisión interrumpieron la transmisión en vivo de la ceremonia para dar paso a la presentación en el Congreso de cargos en su contra.

La distensión de las fricciones entre ambas potencias animó a los mercados en las últimas semanas, mientras que la imposición de nuevos aranceles salió de escena.

Trump firmó el acuerdo con el viceprimer ministro de China Liu He, que fue el principal negociador de Pekín.

Trump también agradeció al líder chino Xi Jinping y dijo que visitaría a China en un futuro no muy lejano. “Las negociaciones fueron duras”, dijo Trump, pero condujeron a un resultado “increíble”. No obstante, sostuvo que la eliminación de aranceles será posible “si logramos alcanzar la fase dos” del acuerdo.

PARA EL MUNDO. En una carta a Trump, leída por Liu, Xi señaló que el acuerdo “es bueno para China, EEUU y el mundo entero”. En tanto, los asuntos más delicados quedaron para ser resueltos en la “fase dos” de las negociaciones. Entre esos asuntos pendientes, se cuentan los enormes subsidios a las industrias estatales.

Antes de la firma, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, presionó a Pekín a seguir en las negociaciones y hacer más concesiones, algunas de ellas sobre ciberseguridad y acceso de firmas estadounidenses a China, para que Washington alivie los aranceles vigentes. “En la fase dos habrá reducciones adicionales”, dijo Mnuchin.

Dejá tu comentario