País

Accidentes fatales no logran que las autoridades señalicen la Transchaco

 

En saco roto cayeron los pedidos y proyectos hechos desde hace poco más de un año por la ciudadanía y directores de instituciones educativas de la zona de Loma Pytá para dotar de mejor señalización e infraestructura que brinde seguridad a transeúntes, automovilistas y motociclistas a lo largo de la ruta Transchaco.

La falta de carteles que adviertan la cercanía de escuelas, colegios, universidades y hospitales, y la necesidad de repintar aquellas franjas peatonales que están borradas en el pavimento; son factores que ponen en peligro la vida de cientos de personas a diario y generan accidentes, algunos de ellos con saldos fatales.

El panorama común sobre esta peligrosa carpeta asfáltica es de gente, con alto porcentaje de pequeños alumnos de escuelas del lugar que pasan a gran velocidad para intentar cruzar de una acera a otra, corriendo entre pesados camiones, colectivos o vehículos.

REALIDAD. Juan Chena, director de Escolar Básica, y Claudia Quintana, directora de Nivel Medio, de la escuela María Serrana, insistieron en que la inseguridad para peatones y conductores se mantiene, pese a la promesa de las autoridades de la Junta Municipal de Asunción y del MOPC de hacer un estudio de factibilidad para tener más garantías sobre la Transchaco.

“Hace más de un año, en una reunión con el mismo ministro Arnoldo Wiens se plantearon simples señalizaciones y un proyecto de puente peatonal, que nunca se instalaron. Ni siquiera tenemos una zona estudiantil demarcada que advierta a conductores para disminuir la velocidad. Acá pasan apretando el acelerador”, indicó Quintana.

Informaron que agentes de la PMT vienen a la hora de entrada y salida para dirigir el tráfico, pero el resto de la jornada “la ruta es tierra de nadie y la gente debe cruzar con el Jesús en la boca”, expresó Chena.

El concejal capitalino Javier Pintos ratificó que nada se hizo para que la gente se mueva de manera segura por la Transchaco. “No hay carteles que llamen a la atención y a la prudencia. Las franjas siguen borradas. Está igual o peor de peligrosa”.

Dejá tu comentario