2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
martes 13 de septiembre de 2016, 23:45

Una pareja vive su historia como en "Bajo la misma estrella"

Dos jóvenes que se unieron por amor a pesar de sus enfermedades conmueven al mundo con su historia, muy similar a la película "Bajo la misma estrella", basada en la novela "best-seller" del autor John Green.
En Bajo la misma estrella, dos jóvenes se enamoraban y sufrían de cáncer, por lo que el final resultaba inminentemente triste para los seguidores de la historia.

A los estadounidenses Katie y Dalton Prager les sucedió algo similar en los últimos años, pues ambos padecen fibrosis quística, que se caracteriza por presentar signos de enfermedad pulmonar crónica y disfunción del páncreas.

Ellos se conocieron a los 18 años a través de la red social Facebook. Ella le había enviado un mensaje diciéndole: "Si alguna vez necesitás un amigo para hablar, podés ponerte en contacto conmigo", y fue así como empezaron a chatear hasta que quisieron verse.

Como Katie veía lo que Dalton sufría, pensaba en que ella podía entenderlo mejor que nadie. Luego de un tiempo llegó el momento del encuentro y el riesgo de aseverar sus enfermedades estaba latente.

Los médicos le advirtieron a ella que no contactara a alguien más con fibrosis porque su enfermedad podría complicarse, y Dalton también se lo había dicho, explicándole que él sufría una infección contagiosa llamada Burkholderia cepacia, muy contagiosa con otras personas con fibrosis.

Pero ella escuchó su corazón y prefirió verlo y sufrir las consecuencias. "Le dije a Dalton que prefería ser feliz, muy, muy feliz, por cinco años de mi vida y morir, antes que ser mediocremente feliz y vivir por 20 años", dijo, según informa la web de CNN en español.

"Definitivamente, fue algo que tuve que pensar, pero cuando tenés esos sentimientos, simplemente lo sabés", expresó la joven, quien luego de dos años de conocerlo decidió contraer matrimonio a la edad de 20 años. Su corazón estaba feliz, pero su cuerpo sufría.

Embed

Años después contrajo Burkholderia cepacia y tanto ella como Dalton tuvieron que esperar un trasplante de pulmón en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh. Katy obtuvo el trasplante luego de que el medio norteamericano expusiera su caso.

Su esposo también recibió el trasplante y ambos, con 25 y 26 años, pensaron que tras la operación podrían viajar juntos y escribir un libro sobre su amor.

Pero la semana pasada Katie fue puesta bajo cuidados paliativos en su casa, debido a que el trasplante no funcionó y los doctores dicen que ya no hay nada que ellos puedan hacer.

"Mi cuerpo está tan cansado", dice ella, quien en los últimos tiempos no ha dejado de entrar y salir del hospital. Dalton, al igual que Katy, también sufre sus luchas. Luego del trasplante él tuvo un brote de linfoma y desde entonces se trata constantemente.

Ahora él se encuentra en el hospital de Barnes-Jewis, en St. Louis, cerca de donde viven sus familiares, luchando contra una neumonía. Su esposa dice que quiere que sea tratado prontamente y que sea trasladado al Centro Médico de la Universidad de Kentucky.

Allí ella estará más cerca de él. "No miro atrás porque realmente no puedo cambiar el pasado. Pasé este tiempo con Dalton por lo que bien podría seguir viendo hacia adelante", asegura.

No pierde la esperanza de que sea dado de alta para pueda realizar el viaje hacia su casa en Flemingsburg, Kentucky. "Si tan solo podemos pasar un día y una noche juntos, estaremos felices con eso", dijo Katie.

Preocupada por los gastos del funeral que podría asumir su familia, Katy abrió una cuenta en Youcaring para recibir donaciones.

Un mensaje

Mientras se prepara para dejar atrás todo, envía un mensaje a quienes aún se quedan: "Solo ámense unos a otros", dice. "Si alguien te hace enojar, perdónalo".

Otro mensaje: haz lo que te haga feliz. "Siempre quise ir a Florida y nunca fui. Hubiera deseado el subirme a mi auto e ir. No está tan lejos. Pero está bien. Estaré viendo Florida desde el cielo".