21 de agosto
Lunes
Despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 2 de mayo de 2017, 02:00

Solucionar precaria estructura precisa de un año de recaudación del Estado

USD 3.963 millones costará regularizar déficit habitacional, pésimo transporte público, malas condiciones de vida en los bañados, falta de agua potable y recolección deficiente en Asunción y Gran Asunción.

Bajo la premisa de que el caos es gratis y el orden es oneroso, el asesor político de la Comuna capitalina, Víctor Raúl Benítez, dio a conocer un diagnóstico de los problemas estructurales que desde hace décadas afectan a Asunción y Gran Asunción, y cuya solución –de seguir postergándose– demandará un monto mayor para su regularización.

De acuerdo con los datos brindados por el profesional, quien es máster en Economía, la inversión para responder efectivamente al déficit habitacional, el pésimo servicio de transporte, las malas condiciones de vida en los bañados, la falta de agua potable y la deficiente recolección en ese vasto territorio (ver infografía) es de USD 3.963 millones.

En ese sentido resaltó –para dimensionar la gravedad que se plantea en la situación mencionada– que ese monto representa todo lo que recauda el Estado paraguayo en un año por el pago de impuestos.

"El Estado recauda USD 4.000 millones. Esto equivale por decir que hay que cerrar el Estado por un año, lo que es una metáfora absurda, cerrar todos los ministerios, no hay que hacer nada, solo hacer que se recaude y agarrar todo ese dinero en presión tributaria del 13% para poder subsanar estos problemas estructurales", expresó.

DRAMA. En otro momento, Benítez indicó que Asunción tiene 117 kilómetros cuadrados y 517.000 ciudadanos viviendo en la ciudad, pero con 2,5 millones de personas del área metropolitana como usuarios diarios que entran y salen sin aportar un solo guaraní en el mantenimiento de la capital.

Al respecto mencionó que el fenómeno en el Municipio asunceno es que los vulnerables sociales, que produce el modelo económico del Paraguay de los 406.752 kilómetros cuadrados que tiene la República, invaden las zonas ribereñas o costeras, habitando en condiciones infrahumanas o bastante precarias esos territorios inundables que son ganados parcialmente por las aguas del río Paraguay.

Sostuvo que solo en la capital se tienen 107.000 personas en extrema pobreza, que viven en casas de terciada y chapas, sin los servicios básicos de recolección, alcantarillado sanitario o medios de transporte público en sus zonas.

Embed