18 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
lunes 3 de julio de 2017, 10:46

¿Qué ocurre cuando sufrís una enfermedad del corazón?

El sábado se dio a conocer el caso de un joven que falleció en el local nocturno Pirata Bar. El mismo tenía una enfermedad cardíaca congénita, es decir, el corazón agrandado en tamaño anormal. Un especialista en medicina familiar y una psicóloga explican las características de algunas enfermedades del corazón y sus consecuencias psicológicas, respectivamente, en la vida de un adolescente.

Este lunes saltó a la luz el caso de un joven de 16 años que llegó hasta el Hospital de Barrio Obrero con exceso de alcohol en el cuerpo. Esto pone a la vista dos situaciones puntuales. Por un lado, problemas cardíacos, y por otro, el consumo excesivo de alcohol que también puede derivar en consecuencias fatales.

El doctor Andrés Giménez, especialista en medicina familiar, explicó a ULTIMAHORA.COM acerca de algunas enfermedades cardíacas, sus características y consecuencias.

"La cardiomegalia es un agrandamiento del corazón, el mismo es de origen congénito. Un corazón dilatado tiene una probabilidad alta de muerte súbita", manifestó.

HIPERTRÓFICA Y DILATADA

La cardiopatía hipertrófica es, comúnmente, a consecuencia de la presión alta. Se presenta en adultos mayores, aunque podría ser congénita y de hallazgo casual si se presentase en jóvenes.

Mientras que la cardiopatía dilatada es cuando el corazón se agranda (cardiomegalia) y disminuye la fuerza de contracción, frecuente en personas de corta edad.

Embed

¿CÓMO SE AGRAVA?

Una persona que tiene problemas del corazón debe tener algunos cuidados, en especial, hacerse un electrocardiograma frecuente para actualizar el estado del corazón.

Según el doctor Giménez, un infarto fulminante, si bien tiene como base un problema cardíaco, con el consumo del alcohol podría aumentar las probabilidades de sufrirlo.

SI SE CONSUME ALCOHOL

El especialista explicó que el consumo del alcohol genera algunas alteraciones, en especial a nivel cerebral. "Posee un efecto depresor, deprime el sistema nervioso central, también deshidrata, por eso el tratamiento de los pacientes alcohólicos es la hidratación", expresó.

CÓMO SE LLEGA A UN COMA ETÍLICO

Cuando se combinan distintos tipos de bebidas alcohólicas, en especial las más fuertes, y cuando se mezclan con algunas drogas, como la marihuana, pueden convertirse en un alto peligro.

En cuanto a la cocaína, los efectos que puede producir esta droga junto con el consumo del alcohol pueden ser letales. Esto, sumado con algún problema cardíaco también podría derivar en la muerte.

"Aumenta la actividad cardíaca, se duplica o inclusive triplica la actividad cardíaca, da síntomas de temblores, sudoración, taquicardia. Con un problema de base de corazón podría causar un infarto. Los vasos se cierran y eso hace que aumente la presión arterial y aumente la probabilidad de un infarto", subrayó Giménez.

Añadió que, si bien existen probabilidades de sufrir un infarto como consecuencia de un problema cardíaco sumado al consumo del alcohol y drogas, "es como salir sorteado de uno entre un millón", es decir, pocas. El exceso es uno de los factores preponderantes junto con el problema cardíaco de base.

RECOMENDACIONES

El especialista en medicina familiar recomendó que si se consume alcohol debe hacerse de forma controlada y sumar los chequeos frecuentes, como un electrocardiograma y análisis de sangre.

OTRAS CONSECUENCIAS DEL CONSUMO DE ALCOHOL

"El alcohol produce muchas alteraciones que, a largo plazo, producen consecuencias, como grasa en el hígado, que es el primer paso de la cirrosis en la edad adulta. Los jóvenes gorditos probablemente ya tengan ese problema", afirmó el doctor Giménez.

Por otra parte, la psicóloga clínica Lenny Lugo explicó acerca de las etapas por las que atraviesa una persona, sus características y posibles puntos en donde nacen problemas como el abuso del alcohol y el descontrol en las salidas.

Afirma que los problemas pueden tener su principio desde el inicio de la etapa de la adolescencia (de 10 a 19 años).

"Es una etapa de transición de niño a uno que se va convirtiendo en una persona ni adulto ni niño, sino adolescente. Se producen cambios en el cuerpo, en el pensamiento, es una etapa de autodescubrimiento, Tienen la necesidad de hacer uso de su nuevo estilo de pensamiento, ese pensamiento abstracto que lo lleva a cuestionar todo, a querer defender su punto de vista y todo lo que considera que es lo correcto o lo justo, les gustan los desafíos, probarse a sí mismos que ellos son capaces de realizar todo por sí mismos y que pueden tomar decisiones propias sin que los padres estén diciendo o decidiendo todo", manifestó Lugo.

Alegó que la relación padres e hijos se quiebra cuando se cierran las posibilidades de diálogo en el momento de un choque de posturas.

Otra de las causas es la aceptación dentro de un grupo. "Forma parte de la experiencia casi frecuente de los adolescentes, esto implica que ingresen a un mundo con características particulares, como por ejemplo, consumir drogas o alcohol".

"Los adolescentes empiezan a alejarse de casa, buscando pertenecer a un grupo, que se los apruebe y muchas veces buscando un ambiente libre de conflictos, que es lo que perciben en la casa. Dentro de los grupos de jóvenes de su edad, pasan por la misma situación y juntos van descubriendo cosas y probando nuevas experiencias", subrayó la psicóloga.

Esta experiencia puede iniciar el descontrol: "Aquí es donde generalmente ellos creen que se apoyan entre sí, van a discotecas, se juntan en las estaciones de servicios, plazas, etc. Fuman, beben alcohol y algunos consumen drogas". Las consecuencias pueden ser lamentables, afirmó.

CÓMO DEBEN ACTUAR LOS PADRES

Los padres deben darse cuenta de que hay que adoptar un nuevo estilo dentro del rol parental, es decir, tienen la tarea de aceptar que el adolescente atraviesa una nueva etapa y permitir que manifieste sus dudas; ser tolerante con sus nuevos gustos, aceptar que sus motivaciones son diferentes a las de cuando era niño, que cometerá errores, que estará desganado y que muchas veces hay que repetir varias veces lo mismo.

Por consiguiente, se debe impulsar el diálogo entre los padres e hijos adolescentes para que haya una confianza entre ellos y así se pueda continuar con la orientación y apoyo, para luego tener un mejor control de las actividades de sus hijos, saber con quiénes interactúa.

En caso de que los padres encuentren que sus hijos estén pasando por algún problema con el consumo de alcohol u otras sustancias, deben buscar ayuda profesional de inmediato.