20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
martes 4 de julio de 2017, 20:16

Perú muestra reconstrucción del rostro de mujer preínca que gobernó hace 1.700 años

La imagen del rostro de una poderosa mujer de una cultura pre incaica que vivió hace 1.700 años en la costa norte de Perú y cuyo cuerpo tatuado fue enterrado junto a armas y joyas, fue develada el martes gracias a una reconstrucción con tecnología 3D.

Reuters

El rostro ovalado y con pómulos marcados de la denominada Señora de Cao de la cultura Moche, que murió cuando tenía unos 20 años, fue presentada tras una proyección de su cráneo y tomando como base un banco fotográfico de mujeres de la zona donde sus restos fueron descubiertos en el 2005, dijeron autoridades.

"Tenemos el privilegio de anunciar esta extraña combinación entre el futuro y el pasado: la tecnología nos permite ver el rostro de una líder política, religiosa, cultural del pasado", dijo a periodistas el ministro de Cultura, Salvador del Solar.

La Señora de Cao fue descubierta por el arqueólogo peruano Régulo Franco en la región de La Libertad, y por el lujo de los vestidos, coronas, objetos de oro y cobre y el elaborado fardo funerario que envolvió su cuerpo, arqueólogos consideran que concentró el poder político y religioso del valle de Chicama.

Su descubrimiento fue solo comparable con el del Señor de Sipán, un ex gobernante de la misma cultura Moche y cuyo hallazgo dentro de una tumba marcó un importante hito en la arqueología peruana porque se encontraba intacto y sin huellas de saqueos.

"La relevancia es verdaderamente incalculable (...) Podemos mostrar su rostro, en el que los peruanos y peruanas podemos reconocernos", afirmó Del Solar sobre la Señora de Cao.

Los investigadores, ingenieros y artistas forenses también lograron reproducir el cuerpo de la Señora de Cao, que se estima tenía una estatura de 1,45 metros y cuyo cuerpo presentaba tatuajes mágicos religiosos de serpientes y arañas, tanto en sus manos como en piernas y rostro.