21 de julio
Sábado
Despejado
17°
28°
Domingo
Despejado
20°
31°
Lunes
Despejado
20°
32°
Martes
Despejado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 8 de febrero de 2017, 06:49

Pekín demolerá 40 millones de metros cuadrados de edificios ilegales en 2017

El Gobierno de Pekín demolerá 40 millones de metros cuadrados de edificios ilegales este año, como parte del plan de urbanismo que quiere convertir a la capital china en un centro de desarrollo de alta tecnología, destacó la prensa oficial.

EFE.

Según la agencia oficial Xinhua, el objetivo está incluido en el plan municipal presentado por el Ayuntamiento, y coincidió con la llegada a la alcaldía de Cai Qi, en sustitución del anterior edil (Wang Anshun).

En los últimos años, las demoliciones masivas en distintas ciudades de China crearon grandes conflictos sociales, por el desacuerdo entre los antiguos inquilinos y los gobiernos locales sobre las indemnizaciones -que, en ocasiones, nunca llegan- o los realojos forzosos.

También se cerrarán 500 fábricas, algunas de ellas con excesivos niveles de contaminación, como parte del plan de "purgar la capital de negocios no esenciales y contaminantes para dejar espacio para mejores funciones, como la innovación tecnológica", destacó Xinhua.

Según el plan, se dará prioridad a la presencia en la ciudad de instituciones ligadas a la política, la cultura, las comunicaciones y la tecnología, "mientras que otros sectores se moverán fuera de la capital".

En la práctica, este plan se tradujo en los últimos años en el cierre de muchos mercadillos, algunos de ellos muy populares, como el que se encontraba en las cercanías del zoológico de Pekín, precisamente en el principal centro tecnológico de la zona de Zhongguancun, apodado "el Silicon Valley chino".

En su lugar se ha construido un centro para el desarrollo de diseño industrial inteligente, impresión en 3D y fabricación de circuitos, subrayó la agencia oficial.

Pekín, por otro lado, está en un proceso de mayor integración económica con el vecino puerto de Tianjin y la provincia de Hebei, que rodea ambas, con el fin de crear una zona económica (la llamada "Jingjinji") capaz de competir con los prósperos deltas del Yangtsé y el río Perla, liderados por las urbes de Shanghái y Hong Kong.