4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 12 de septiembre de 2016, 02:00

Oficialismo no puede sostener su acusación contra Frente Guasu

Desde la muerte de ocho militares a manos del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) hace dos semanas, los hombres más cercanos al presidente Horacio Cartes, como el ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite; el asesor político del mandatario, Basilio Núñez; y el dirigente esteño Javier Zacarías Irún, se encargaron intentar vincular al grupo armado con la concertación Frente Guasu (FG).

En todo momento, aseguran que la agrupación de ideología de izquierda tiene contacto con el EPP.

Es más, sostienen que esta nucleación política es el “brazo político” del grupo de criminales que tiene varias víctimas en su haber, en especial de peones y policías, sin contar con los tres secuestrados Edelio Morínigo, Abrahán Fehr y Franz Wiebe.

Sin embargo, hasta la fecha, el oficialismo no ha podido demostrar ninguna vinculación contundente contra los miembros del FG, salvo algunas fotografías viejas o pruebas de visita a las cárceles realizadas por los senadores a presos que aseguran ser inocentes.

Además de esas “pruebas”, el cartismo no tiene otros elementos, motivo por el cual no pueden realizar ninguna denuncia ante la Fiscalía a pesar de que la senadora del FG, Esperanza Martínez, les pidió, en conferencia de prensa, que se hagan responsables ante la Justicia.

El más pirotécnico. El ministro Leite pidió inclusive a sus correligionarios disidentes que “no coman asado ni se abracen con amigos del EPP”.

Para el secretario de Estado, se debe sancionar al menos “moralmente a los amigos del EPP”. Según Leite, para saber quiénes son simpatizantes del EPP “solo hay que preguntarles si son o no unos asesinos”.

“Yo lo que siento acá es que hay sectores políticos que tienen miedo o políticamente creen que les va a restar votos de alguien, salir públicamente a decir ‘los del EPP son unos asesinos’”, expresó Leite.

Es más, mostró preocupación por el acercamiento de los colorados disidentes de trayectoria, como Juan Carlos Galaverna y Silvio Ovelar, al sector de izquierda. “Cómo le van a explicar al electorado colorado que ellos están comiendo asado con amigos del EPP”, acusó Leite a los disidentes.