30 de abril
Domingo
Muy nublado
17°
26°
Lunes
Parcialmente nublado con chubascos
18°
24°
Martes
Mayormente despejado
19°
27°
Miércoles
Muy nublado
19°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 22 de diciembre de 2016, 02:00

No se puede ser socio del Mercosur a la carta, afirma Loizaga

El canciller nacional, Eladio Loizaga, dice que el cese de la suspensión a Venezuela en el Mercosur se producirá cuando en el país caribeño haya plena vigencia del estado de derecho y, además, cumpla con las obligaciones del Protocolo de Adhesión que suscribió para ingresar al bloque.

El ministro de Exteriores reiteró que “no se puede ser socio del Mercosur a la carta”, indicando de este modo que los Estados miembros deben incorporar a su legislación interna todas las normas de la organización regional, y no solo una parte.

Desde el pasado 2 de diciembre, y luego de que se le extendiera el plazo para ponerse al día con sus obligaciones como Estado parte del Mercosur, los países fundadores del bloque Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay decidieron cesar en sus derechos a Venezuela, lo que implica que queda vedado de participar en las instancias decisorias de la organización.

El ministro también indicó que “no hay ningún apuro” para designar un nuevo embajador paraguayo en Venezuela, dirigido por un encargado de negocios, desde agosto pasado.

El titular de esta representación, embajador Enrique Jara, entonces había sido llamado a consultas como reacción del Gobierno Nacional a “las expresiones injuriosas” del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, quien se refirió a la administración de Horacio Cartes como un gobierno “corrupto y narco”.

Jara acaba de ser reasignado como embajador en Panamá, en reemplazo del político Cándido Aguilera, nombrado representante del Ministerio de Relaciones Exteriores ante el Consejo de Yacyretá.

Loizaga destacó que Paraguay fue el país que sentó postura desde un principio respecto a la situación de Venezuela. Particularmente, respecto a la falta de respeto a los derechos humanos y la persecución a los partidos políticos opositores. De hecho, fue el que solicitó formalmente una reunión de cancilleres para analizar la situación desde el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático.