19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
miércoles 28 de diciembre de 2016, 02:00

Murió Carrie Fisher, ícono de Star Wars

Carrie Fisher, la icónica princesa Leia en la saga La guerra de las galaxias, falleció ayer tras sufrir un infarto la semana pasada, informaron medios especializados.

“Con muy profunda tristeza Billie Lourd (hija de la actriz) confirma que su querida madre Carrie Fisher murió a las 8.55 esta mañana”, reveló un comunicado de la familia.

“El mundo la amó y la extrañará profundamente. Nuestra familia le agradece sus pensamientos y oraciones”, añadió.

Fisher fue hospitalizada de urgencia el viernes último tras el ataque al corazón que sufrió en un vuelo entre Londres (Reino Unido) y Los Ángeles (EEUU). Sucedió 15 minutos antes del aterrizaje y fue asistida por pasajeros antes de ir a cuidados intensivos.

La actriz, que estaba de gira por su octavo libro Princess Diarist, habló y escribió sobre sus años de adicción a las drogas y trastornos mentales.

Fisher saltó a la fama como la rebelde guerrera princesa Leia en la trilogía original de Star Wars, cuyos tres filmes (1977, 1980, 1983) fueron un fenómeno cultural.

Su personaje apareció de nuevo el año pasado en el esperado episodio siete de la saga El despertar de la fuerza. El episodio ocho está en posproducción y saldrá en cartelera a finales de 2017.

DROGAS Y MÁS. Las drogas y el alcohol fueron protagonistas en buena parte de la vida de la actriz y poco tiene que ver con la de la aguerrida princesa Leia que la llevó a la fama. Fue una etapa que quedó atrás, pero que nunca ocultó y que compartió en libros y entrevistas.

A inicios de los 80 su vida estuvo marcada por el alcohol, las drogas y la depresión, coincidiendo con papeles fracasados en películas como Under the Rainbow (1981) y Hollywood Vice Squad (1986).

Brindó varias entrevistas sobre su trastorno de bipolaridad y adicción a los medicamentos y a la cocaína, que admitió haber usado durante la filmación de El imperio contraataca (1980). También habló sobre la terapia electro-convulsiva, que consistía en pequeñas descargas en el cerebro para desencadenar pequeñas convulsiones y salir de la terapia.

Tras ser consultada por Vanity Fair en 2006 sobre cómo persuadió a Lucas para que le diera el papel de princesa Leia, respondió: “Dormí con algún nerd, espero que haya sido George”, y luego añadió: “Tomé muchas drogas como para recordar quién fue”. En los 90 dejó la actuación para comenzar a escribir y se hizo conocida por su honesta escritura semiautobiográfica. EFE y AFP