23 de enero
Lunes
Muy nublado
23°
34°
Martes
Mayormente nublado
24°
34°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Despejado
19°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 20 de diciembre de 2016, 08:12

Merkel rechaza vivir con miedo tras el atentado terrorista de Berlín

La canciller alemana, Angela Merkel, rechazó hoy vivir "paralizados por el miedo al mal" tras el ataque registrado ayer en Berlín, investigado como un atentado terrorista, y afirmó que, si se confirma que fue cometido por un refugiado, sería "especialmente repugnante".

EFE

Merkel realizó una comparecencia institucional en la sede de la Cancillería después de que anoche un camión irrumpiera en un mercadillo navideño de Berlín, donde murieron doce personas y alrededor de cincuenta resultaron heridas.

"Como millones de personas estoy profundamente triste, conmocionada y horrorizada", afirmó la canciller, quien recordó que aún ayer esas doce personas que murieron en el ataque "tenían planes" para estas Navidades y "ya no están entre nosotros".

Merkel calificó el ataque de "una cruel e inconcebible acción" y confirmó que se parte de la base de que se trata de un atentado terrorista, tras el que se impone no vivir con miedo y renunciando a cosas como ir a un mercadillo de Navidad.

"Sería para nosotros especialmente insoportable si se confirmara que cometió este ataque un hombre que pidió protección y asilo en Alemania. Sería especialmente repugnante", afirmó recordando a las miles de personas involucradas en la acogida de refugiados y a los miles que han llegado al país huyendo de guerras y persecuciones.

Merkel, vestida de luto, insistió en que el ataque será aclarado "hasta el último detalle" y será castigado "con toda la fuerza de nuestras leyes".

"Aunque en estos momentos parezca difícil, encontraremos la fuerza para vivir la vida que queremos en Alemania: libre, abierta y en convivencia", manifestó.

Merkel anunció asimismo que esta tarde visitará junto a las autoridades de Berlín y el ministro del Interior, Thomas de Maiziere, el lugar del atentado, un mercadillo de Navidad en el corazón de lo que fue el sector occidental de la capital alemana.