7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 21 de noviembre de 2016, 02:00

Maniobra del Indert en Barbero Cué para favorecer a ganaderos

El titular del Indert, Justo Cárdenas, nuevamente movió algunas piezas en el caso Barbero Cué (San Pedro), para favorecer a las firmas ganaderas que ocupan parte de las tierras donadas para campesinos por el Gobierno de Italia.

El pasado 2 de setiembre, con aval de la escribana mayor de gobierno, Marta Narvaja, registró la transferencia de las tierras donadas por el Gobierno de Italia. Pero no de la superficie donada de 17.343 hectáreas, sino de 14.090 hectáreas que había encontrado en el 2013 “la mensura de la mentira”, como la conocen los campesinos.

Por escritura Nº 35 del 2 de setiembre, lo que se hizo es la “transcripción de la Ley 4732/12 y transferencia del inmueble que otorga el Gobierno de la República de Italia a favor del Estado paraguayo-Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert)”. Por la citada ley, Italia había donado para los fines de la reforma agraria la finca N° 231 padrón N° 682.

Para este acto no se le tuvo en cuenta al Gobierno italiano. La documentación solo lleva las firmas de Cárdenas y de Narvaja.

Tiempo atrás, intentaron que la embajadora de Italia en Paraguay, Antonella Cavallari, firme la transferencia de las 14.090 hectáreas. Pero esta se había negado debido a las incongruencias sobre la superficie.

Medición. Una reciente mensura judicial en la colonia Barbero Cué, solicitada por los campesinos, arrojó como resultado 18.524 hectáreas.

Con esta medición, quedó evidenciado que las ganaderas están ocupando parte de las tierras que fueran donadas por el Gobierno de Italia.

De hecho que Cárdenas, poco tiempo antes de la culminación de esta mensura, inscribió tanto en Registros Públicos como en Catastro la superficie de solo 14.090 hectáreas.

Así es que el padrón donado 682 se convirtió en dos padrones distintos: 5802 y 2614. Los campesinos consideran esta situación como un atentado contra el tratado internacional.