19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
domingo 23 de abril de 2017, 17:46

Luisana Lopilato retomó las filmaciones en "Los que aman, odian"

La actriz argentina, Luisana Lopilato, admirada por muchos en la región, tuvo que hacer a un lado sus actividades profesionales luego de haberse enterado que a su hizo mayor se le diagnosticó cáncer de hígado. Ahora, regresó al mundo del cine.
Lopilato estaba grabando un film titulado "Los que aman, odian", de Guillermo Francella. Tras la mala noticia, dejó de participar en la filmación para dedicarse a su hijo Noah Bublé, pero en estos días sorprendió a sus seguidores con algunas fotos en redes sociales.

Volvió al mundo de las grabaciones y en sus publicaciones en redes la gente le hizo llegar su apoyo y cariño a la joven. Con un mensaje emotivo, compartió en Instagram fotos "retro" en donde ya se la ve vestida de "Mary", su personaje en la historia de Guillermo.


Las geniales fotos de Lopilato iban acompañadas del siguiente texto: "Les dejo estas fotos y quiero compartir esta frase que encontré 'El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos', dicta parte del mensaje, que luego continuó con agradecimientos.

"Sé que al menos en mi corazón y en mis recuerdos permanecerá por siempre. Calidad humana, solidaridad, apoyo, comprensión, confianza, fe y mucho amor es lo que recibí durante todo este tiempo de este gran equipo talentoso, e inteligente que supo acompañarme, esperarme y elegirme cada día para poder terminar esta película", según muestra el portal TN de Argentina.

Muchos argentinos destacan la humildad de la actriz, diciendo que gracias a su carácter y sencillez se ganó el corazón de muchas personas que la apoyaron en el difícil momento que transitó con su hijo.

En febrero de este año se dio a conocer que el pequeño Noah se estaba recuperando del cáncer que lo sometía y preocupaba a sus padres. El pequeño tenía tres años, cuando en noviembre del año pasado le diagnosticaron el mal.