19 de septiembre
Martes
Despejado
21°
35°
Miércoles
Calor
22°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 23 de abril de 2017, 01:00

Luego de siete años de formación en Venezuela, vuelven al país para curar

Decididos a colaborar con el país desde la salud, los estudiantes paraguayos que egresaron de Medicina en el país caribeño tienen la intención de prestar servicios en sus departamentos y comunidades.

Pudieron más que el techaga'u, la distancia, el estar lejos de la familia. Dejaron amigos e hicieron otros por el camino. De vuelta a la tierra que los vio nacer, los 22 jóvenes paraguayos que pasaron siete años estudiando Medicina en Venezuela volvieron y quieren dar lo mejor de su esfuerzo en pos de la salud de sus compueblanos.

Los estudiantes fueron a Venezuela mediante una beca vía convenio unilateral con la Fundación Ayacucho. La entidad, dependiente del Gobierno venezolano, se encargó de cubrir los gastos de estadía y los estudios.

El titular de la Secretaría Nacional de Repatriados, Luis Alberto Blaires, entidad que se encargó del retorno de los jóvenes, señaló que se están facilitando los trámites para la reinserción de los compatriotas. Cuenta que con el certificado de repatriación pueden ser beneficiados con la exoneración o el descuento en los trámites que deben realizar en los ministerios.

Luego de tener los documentos en regla, los médicos iniciarán pasantías rurales en dependencias del Instituto Nacional de la Salud.

Protagonistas. Los 22 estudiantes paraguayos se formaron en clínica general. Luego de culminada la pasantía, cada uno elegirá el camino en la rama de la medicina que les guste estar. Los beneficiarios señalaron que tanto la estadía como la beca fueron cubiertas totalmente por la fundación hasta el final de la carrera.

Quien recorrió un largo camino fue Adenir Santos. Oriundo de la comunidad indígena El Estribo, fue hasta Venezuela pensando en su pueblo e indicó: "Crecí mucho intelectual y sicológicamente".

El profesional de la salud recuerda lo difícil que fue estar lejos de su tierra natal. En algunos momentos el techaga'u hacía que se sienta triste por no tener a su familia cerca. También extrañó las costumbres y las tradiciones de su país.

"Quiero trabajar por los pueblos indígenas. Mi intención es promover la atención primaria de salud. La considero fundamental y necesaria para la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades", señala Adenir, quien ve los frutos del sacrificio que lo llevó a dejar su hogar por unos años.

Desde Colonia Iguazú (Alto Paraná) y Capiibary (San Pedro), Bernavé Bovadilla y María Clara Gamarra también quieren aportar a sus pueblos sus conocimientos, ya sea desde la rama de la cirugía o la ginecoobstetricia.

"Queremos dar una mano a la gente que necesita. Esta es la prioridad de los 22", cuenta Bernavé.

Clara resalta lo gratificante que resultó haber compartido espacio con estudiantes de 26 países y tres continentes. "Me pedían que les enseñe guaraní. También conocieron la sopa y el tereré y les gustó", contó entre risas.

Estos tres jóvenes del grupo de los 22 son del interior del país y fueron recibidos por sus respectivas comunidades en medio de aplausos. Los egresados comparten el ideal de servir en retribución a lo aprendido.