19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
30°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 14 de junio de 2017, 06:21

Londres: Residentes ya habían alertado del riesgo de incendio

Una asociación de vecinos ya había alertado de las malas condiciones de seguridad en el bloque de pisos Torre Grenfell del oeste de Londres, donde la pasada noche se desató un incendió que ha causado varios muertos y que aún intentan sofocar los bomberos.
EFE

En su blog, el Grupo de Acción de Grenfell, que vela por los edificios de protección oficial y los servicios públicos del barrio de Kensington y Chelsea, afirma hoy que "todas" sus "advertencias cayeron en oídos sordos".

"Los lectores regulares del blog sabrán que en los últimos años hemos colgado numerosas advertencias sobre los pobres estándares de seguridad contra incendios en la Torre Grenfell y, en general, en todo el barrio", señala en un mensaje la organización.

"Predijimos que una catástrofe como ésta era inevitable y solo cuestión de tiempo", añade.

La organización incluye varios enlaces con textos en los que ya advertía de los riesgos de incendio tanto al Ayuntamiento, que es el propietario de este bloque con vivienda de protección oficial, como a los administradores de la finca, la Organización de gestión de residentes de Kensington y Chelsea.

Varios vecinos que han escapado con vida del fuego, que empezó a las 00.15 GMT y ha causado al menos 50 heridos, han denunciado que no sonaron las alarmas de incendio en el interior del edificio, donde se cree que continúan encerradas varias personas.

El Grupo de Acción de Grenfell, que se fundó en 2010 para proteger el vecindario contra la especulación inmobiliaria, afirma en su blog que durante años ha denunciado "el mal trato recibido por nuestra comunidad" por parte del Ayuntamiento y los administradores de fincas.

El bloque afectado, donde los bomberos prosiguen sus labores de rescate, está situado en North Kensington, la zona más deprimida y con más vivienda social -que se ofrece a las personas sin recursos- del barrio de Kensington y Chelsea, uno de los más acomodados de Londres.