26 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 10 de octubre de 2016, 10:44

La familia real de Holanda obtiene millones de euros con la venta de cuadros

Bruselas, 10 oct (EFE).- La familia real de Holanda ha obtenido varios millones de euros con la venta de un cuadro y de una colección de dibujos pertenecientes a su colección de arte, lo que ha generado las críticas de varios especialistas en el ámbito cultural, informó hoy el portal de noticias DutchNews.

Entre las obras figura una pintura de gran tamaño del indonesio Raden Saleh, recuperada en 2006 y vendida hace dos años a la Galería Nacional de Singapur.

Los catorce nietos de la reina Juliana I de Holanda se encargaron de la transacción, mientras que en 2012 un miembro no identificado de la familia real vendió una colección de 1.200 dibujos del siglo XVII y XVIII al empresario John Fentener van Vlissingen.

Las ventas salieron a la luz la pasada semana, dado que se había exigido a los compradores mantener en secreto las transacciones, precisó el periódico neerlandés "NRC Handelsblad".

Frente a lo sucedido en 2011 con la venta de varias obras, en esta ocasión los ingresos obtenidos con la transacción no se destinaron a obras de caridad.

Sin embargo, el Gobierno de Holanda ha asegurado que las pinturas y los dibujos estaban clasificadas como propiedad privada.

Aun así, varios expertos en arte han declarado que el intercambio comercial supone una pérdida para el patrimonio nacional.

La historiadora de arte francesa Marie-Odette Scalliet, que participó en los trabajos que permitieron descubrir la pintura indonesia de 1849 en un depósito del municipio de Rijkswijk, aseguró a "NRC Handelsblad" sentirse "muy decepcionada" y añadió que la familia real había ignorado su consejo de vender o donar la obra a un museo neerlandés.

En el mismo medio, el historiador alemán Werner Kraus también manifestó su descontento con la venta de la pintura hallada en 2006 en un almacén del Instituto de la Colección de los Países Bajos, organismo encargado de gestionar la colección pública de arte en Holanda.

"Una de las familias más ricas de Europa descuidó este lienzo hasta el punto de que quedó casi destruido, después trató de ocultar el desastre e intentó ganar millones con él", criticó Kraus.