27 de septiembre
Martes
Despejado
15°
33°
Miércoles
Despejado
18°
36°
Jueves
Muy nublado
19°
35°
Viernes
Muy nublado
18°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 5 de septiembre de 2016, 21:40

La ASEAN empieza una cumbre centrada en la economía y la seguridad

Vientián, 6 sep (EFE).- La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) comienza hoy una cumbre dedicada a avanzar en la integración económica del grupo, que tratará de evitar exponer sus diferencias en la disputa en el mar de China Meridional.

La cita anual de líderes tendrá lugar en Vientián, la capital de Laos, país que este año ostenta la presidencia del grupo del que también forman parte Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

La economía centra buena parte de la agenda oficial de tres días de la cumbre del grupo, que el 1 de enero se constituyó formalmente como Comunidad ASEAN, un espacio de 622 millones de habitantes y un PIB conjunto de 2,5 billones de dólares (2,2 billones de euros).

Con ello, ASEAN persigue crear un mercado y una base de producción única, con libre circulación de capital, servicios, bienes, inversión y personal cualificado.

Pero las discusiones estarán condicionadas por las disputas territoriales en el mar de China Meridional que enfrentan a varios socios del bloque regional con China.

Pekín reclama casi la totalidad de este espacio marítimo por el que circulan cada año mercancías por un valor de 5 billones de dólares (4,5 billones de euros), y que contiene grandes caladeros de pesca y potenciales yacimientos de petróleo y gas.

Filipinas y Vietnam, que junto a Brunei y Malasia reclaman la soberanía de partes de esa zona marítima, han buscado un posicionamiento de ASEAN ante la reivindicación de Pekín.

Esta unidad ha sido impedida por Camboya, cuyo veto en julio dejó el comunicado final de una reunión ministerial sin una referencia al fallo emitido días antes por la Corte de Arbitraje de La Haya a favor de Filipinas en su disputa con China.

En agosto pasado, China y ASEAN buscaron acercar posiciones y acordaron finalizar a mediados de 2017 el marco para un código de conducta que ambas partes negocian desde 2010 para rebajar la tensión en el mar de China Meridional.

Este acuerdo y otro para crear una línea de comunicación de emergencia a utilizar en caso de crisis se presentarán en Vientián, donde la organización también mantendrá reuniones paralelas con China, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, entre otros.

La delegación de EEUU estará encabezada por el presidente Barack Obama, que llegó anoche a Vientián en su último viaje a Asia antes de terminar su mandato y que supondrá también la primera visita de un presidente estadounidense a Laos.

Se espera que Obama aborde el legado de bombas dejado en Laos por la aviación estadounidense durante la Guerra de Vietnam, así como la situación de los derechos humanos en el país asiático, sometido a un férreo régimen comunista.

También está previsto que Obama promocione el acuerdo comercial transpacífico (TPP), que aún debe ser ratificado por los parlamentos de los países que lo han sellado, cuatro de ellos miembros de ASEAN (Brunei, Malasia, Singapur y Vietnam).

En cambio, Obama decidió cancelar su reunión prevista con el presidente filipino, Rodrigo Duterte, después de un tenso cruce de declaraciones entre ambos acerca de la controvertida campaña antidrogas emprendida por este segundo.

Obama puso en duda ayer la celebración del encuentro si este no servía para mantener "conversaciones constructivas" antes de que la Casa Blanca confirmara la cancelación de la reunión bilateral con uno de los principales aliados de Washington en la región.

Duterte, que debuta en una cumbre de ASEAN, había llamado antes "hijo de puta" a Obama y le había advertido de que no le mencionara la cuestión de su campaña antidrogas, por la que han muerto más de 2.000 personas desde julio en Filipinas.