4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
lunes 29 de agosto de 2016, 02:00

Joven ofrece tereré en una vistosa combi en la zona céntrica de CDE

Según el empresario, por día salen 50 termos de tereré y el cliente elige si quiere los remedios yuyos machacados o licuados. También vende comidas rápidas y ofrece minicarga para teléfonos celulares.

Por Nancy Méndez

CIUDAD DEL ESTE

El móvil del tereré es un peculiar vehículo donde a tempranas horas Aristide ofrece delivery de la tradicional infusión. Este vehículo es una combi de color verde que fue remodelada con la idea de llamar la atención de todos los que la vieran, y cumplió su meta. Aristide Ríos desde hace tres meses se dedica a la venta de tereré, la refrescante bebida típica paraguaya, en pleno microcentro de Ciudad del Este.

Este joven emprendedor de 30 años dijo que su idea en principio era servir tereré con una apariencia más higiénica y que llamara la atención de todos los que pasasen por la avenida Carlos Antonio López de la capital del Alto Paraná. Esta novedosa firma empezó el 18 de mayo de este año.

"Anteriormente me dedicaba a la compra y venta de artículos varios. La idea surgió cuando adquirí un freezer y, pensando cómo pagar, inicialmente ideé hacer hielo y venderle a un amigo que vende tereré todos los días y después me dije que yo mismo podía hacerlo. Día a día pensaba en cómo hacerlo más higiénico y también para que llamara la atención, se me ocurrió modificar la combi que tenía como para vender; como no la vendí, le di esa utilidad", afirmó el empresario.

Según el joven, quien a la noche se dedica a estudiar la carrera de Criminalística, tuvo una inversión de aproximadamente G. 25 millones en la remodelación del vehículo y mandó hacer 50 termos forrados con el logo de la empresa. Aristide se trazó como meta llegar antes de fin de año a 100 termos y montar un móvil. "Ahora, ya que no dispongo de capital disponible, estoy a full con lo que tengo. Gracias a Dios me va muy bien, no me puedo quejar. Cuando se me presentó esta idea le comenté a mi esposa Rosana y ella me apoyó. Temprano iniciamos el trabajo, a las 5.30, hasta las 13.00 horas, preparamos y entregamos los termos, luego ya empezamos a juntar los termos que se entregaron para lavarlos y tenerlos prontos para el día siguiente", aseguró.

Aristide cuida hasta el último detalle, él utiliza guantes de látex para tocar tanto los yuyos como las empanadas y otras comidas rápidas que también ofrece en el móvil. También hace minicarga. "Siempre pensé en tener un negocio bien montado y ser reconocido, tal vez tenga la suerte de alguna vez ser un empresario exitoso", finalizó.