6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
29°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
lunes 24 de octubre de 2016, 23:45

Imputan a ganadero e hija por estafa y asociación criminal

Los imputados son el ganadero José Sebastián Burró Franco y su hija, María Regina Burró. Ambos serán investigados por los hechos punibles de estafa y asociación criminal, de acuerdo con lo dispuesto por el fiscal de Hernandarias Enrique Gómez.

Igualmente está investigada la propietaria del supermercado Gran Vía, Estela Dávalos Fuji, quien fue citada para prestar declaración indagatoria el próximo jueves.

La denuncia fue radicada por Nori Weber y su yerno, Cleverson Luis Alba, quienes habrían sufrido un perjuicio patrimonial por más de G. 500 millones.

Alegaron que el 18 y el 26 de agosto de 2011 Cleverson Luis había vendido 40 cabezas de ganado al Grupo Gran Vía La Viela por valor de USD 85.815.

El pago se realizó con dos cheques que debían ser efectivizados el 15 y 30 de noviembre de 2011. Sin embargo, los documentos fueron rechazados por el entonces Banco Integración por estar con cuenta cancelada. Dichos cheques estaban a nombre de la empresa Araveve S.A. de Transporte y Turismo, y fueron firmados por María Regina Burró.

La investigación fiscal indica que las negociaciones y el transporte de las cabezas de ganado fueron realizados por el ganadero, quien en aquel entonces era novio de Estela Dávalos, y un empleado del Grupo Gran Vía, de nombre Joao Batista Montero.

Tras el rebote de cheques, los afectados buscaron la forma de cobrar el dinero, hasta que el 12 de enero del 2012, Burró padre y Montero manifestaron a las víctimas que Dávalos se comprometía a pagar la deuda, pero que necesitaba otra carga de ganado.

Ante dicha promesa, Cleverson Luis y Nori Weber entregaron nuevamente 44 cabezas de ganado a los citados, recibiendo como pago dos cheques por valor de G. 163.744.000 de la empresa ganadera J.R. S.A., librados por José Sebastián Burró.

Los documentos de pago fueron rechazados nuevamente, provocando el millonario perjuicio patrimonial a los ganaderos.