26 de abril
Miércoles
Mayormente despejado
21°
Jueves
Despejado
20°
Viernes
Despejado
22°
Sábado
Despejado
11°
24°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 5 de febrero de 2017, 01:00

Grandes vecinos, grandes problemas

Argentina y Brasil siguen en dificultades. Ambos con insuficiente crecimiento del producto interno bruto (PIB), con inflación no controlada así como con cifras preocupantes de desempleo y déficit fiscal. Además, el flanco externo se les presenta incierto. Las primeras decisiones de Trump, polémicas por cierto, y el relativamente bajo crecimiento de la economía de EEUU (en el 2016 creció solo 1,9%) vuelven difícil la predicción sobre el costo financiero para los créditos en dólares y sobre el tipo de cambio de esa divisa. La Fed, la banca central de ese país, estaba propensa a aumentar una vez más la tasa rectora de interés ya en las próximas semanas, pero ahora se sabe que tal vez ocurra solo después de marzo. Habrá que ver si se mantienen las ventas argentino-brasileñas al gigante del norte, dado el afán proteccionista del nuevo presidente. Por otro lado, el crecimiento de China continental fue solo 6,5% en el 2016 y eso puede significar menores compras de productos sudamericanos por parte del coloso asiático.

PARAGUAY AFECTADO. Asimismo, el crecimiento de nuestro país puede volverse más lento, también por los problemas de sus grandes vecinos. Las ventas de empresas, establecidas en Paraguay, a los mercados argentino y brasileño no aumentarán de acuerdo con lo estimado meses atrás, precisamente porque el crecimiento del PIB en Argentina y Brasil será menor que lo esperado. Esto acarreará una disminución de tareas en las empresas locales, exportadoras a los países vecinos, lo que a su vez conducirá a aumentos de stock, a la caída de sus pedidos a los proveedores y en medidas de racionalización en horas trabajadas del personal involucrado. A más de eso, el consumo interno no se está recuperando con fuerza, a pesar de que el uso de tarjetas de crédito ha empezado a tomar impulso de nuevo y que las casas comerciales han rehabilitado su tradicional sistema de compras a cuotas.

CALIFICADORAS DE RIESGO. Por otro lado, si bien nuestro país mantiene su tendencia a mejorar, algunas calificadoras internacionales de riesgo dieron notas no tan buenas a Argentina, Brasil y Paraguay (http://www.datosmacro.com/ratings/standardandpoors). El encarecimiento de los créditos, vaticinado para este 2017, afectará también el endeudamiento en dólares de nuestro país. La disminución en el crecimiento de la China puede que no afecte tanto a Paraguay, porque es mucho más lo que importa del gigante asiático que lo que exporta a él. Las exportaciones paraguayas a la China son insignificantes tanto en términos absolutos como relativos, en comparación con la cantidad y el valor de los productos chinos que importamos.

PERSPECTIVAS NO TAN BUENAS. La cuantificación de las perspectivas para el 2017 está afectada ya por estos fenómenos, observados y comprobados a comienzos de este año. Paraguay al parecer aumentará su PIB algo más del 3,5%; Brasil lo hará solo en 0,8% y Argentina entorno al 2% (hay cifras contradictorias sobre este país vecino). La inflación anual está estimada cerca del 4% en Paraguay, menos del 7% en Brasil y del 20% al 40% en Argentina, según estimaciones oficiales e independientes, respectivamente. Y el desempleo afectará a más de 12 millones de trabajadores en Brasil (cerca del 12% de su población económicamente activa –PEA–: el número de los desempleados en millones es similar al % s/PEA), a unos 1,2 millones en Argentina (cercano al 10% de la PEA) y a cerca de 200.000 en Paraguay (aprox. 5,5% de la PEA). Finalmente, pero no por eso menos importante, el déficit fiscal argentino vs. el producto rondará por -5%; el brasileño por -3% y el paraguayo por - 1,7%.