8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 13 de septiembre de 2016, 02:00

Fiuna: Nuevos directivos no investigan, pero sí cobran rubros de investigación

Se los conoce como investigadores fantasmas. No investigan y tampoco hay evidencias que demuestren una actividad sostenida de labor científica en los últimos años, como reza el Estatuto de la Universidad Nacional de Asunción (UNA).

Pero esto no es impedimento para que el nuevo vicedecano de la Facultad de Ingeniería de la UNA (Fiuna), Luis Cardozo Villanueva; y el flamante secretario general de la casa de estudios, José Juan Ricart, cobren todos los meses como “docentes investigadores”.

Según documentos a los que accedió Última Hora, el vicedecano –quien también se desempeña como directivo de Copaco– cobra todos los meses unos G. 8.718.216, de los cuales G. 4.230.500 corresponden a su rubro de investigador. Sin embargo, la función real que ejerce es de jefe del departamento de Telecomunicaciones.

Por su parte, el secretario general percibe mensualmente G. 19.109.904. Del total, unos G. 8.662.400 corresponden a sus dos cargos de docente investigador, pero las funciones que realmente cumple son como jefe del departamento de Matemática y director de Cursos Básicos.

Repartija. Otro de los que fueron beneficiados con la asignación de rubros de investigación pero que no investiga es el jefe del departamento de Mecánica, Gustavo Román, recordado por los estudiantes por haber manifestado en una reunión que “cuando Stroessner mandaba podíamos dormir afuera”.

Las documentaciones demuestran que del total de 72 rubros asignados para docentes investigadores dentro del Presupuesto General de la Nación de este año, apenas 14 fueron destinados a la Dirección de Investigación de la Fiuna.

Para el ex director de Investigación, doctor Jorge Molina, la repartija de rubros que deben ser destinados a la investigación pero que se entregan a autoridades o funcionarios amigos, hace que proyectos científicos que pueden traer muchos beneficios al país queden estancados.

“No se deja crecer la investigación. Porque al no haber investigadores como quisiéramos no se pueden abordar temas. Nos quedamos con una pequeña cantidad de personas y estamos negando la oportunidad a personas que se prepararon para estas labores y que pueden traer grandes beneficios al país”, expresó.

“También está el tema de las becas Carlos Antonio López. El Gobierno entregó 1.500 becas y muchos de los beneficiados van a tener que insertarse en la UNA porque unas de las condiciones es que tienen que trabajar en la función pública por 5 años al culminar sus estudios. ¿Y cómo a su vuelta le vamos a pagar para investigar si no hay rubros? ¿Le vamos a pagar sueldo mínimo a alguien con un doctorado?”, se preguntó el ex director de Investigación.