17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
viernes 5 de mayo de 2017, 17:50

Expulsan de avión a familia por no ceder asiento de su bebé

Toda una familia fue expulsada de un vuelo comercial de Delta Airlines por no ceder el asiento que habían comprado para su bebé de dos años de edad. El hecho se registró en Hawái.

Brian Schear, el padre de familia, fue interceptado por la tripulación que pretendía obligarlo a ceder la butaca que le compró a otro pasajero para que allí viajara su hijo de dos años.

Como el hombre se negaba, y explicó varias veces que él compró el boleto correspondiente , una agente aeroportuaria llegó a amenazarle con ir a la cárcel si no cumplía las órdenes, informó el portal ABC.es

El hecho se registró minutos después de embarcar en Maui (Hawái) un avión de Delta Airlines con destino a Los Ángeles.

Biran y Brittany, su esposa, denunciaron que incluso tomaron la decisión de enviar a su hijo mayor en el vuelo anterior y utilizar su asiento para el hijo pequeño para evitar cargarlos durante las seis horas de viaje.

La familia estaba compuesta por los padres y dos bebés, uno de un año de edad y el pequeño de dos, quien viajaría en el regazo de su papá.

Embed

Sin embargo, obviando todo el derecho que tenían como pasajeros y clientes, las autoridades lograron expulsarlos del avión asegurando que los niños de dos años o menores deben, por ley, ir en el asiento con sus padres.

Pero se olvidaron de las reglas de la Administración de Aviación Federal (FAA por sus siglas en inglés), que indica que "los niños deben ir en una sillita o butaca durante todo el vuelo por razones de seguridad", ya que los brazos de un adulto no son considerados para las empresas de aviación capaces de sostener a un niño con seguridad, especialmente durante las turbulencias.

La misma empresa recomienda familias en sus normativas que compren asientos para niños de dos o más años de edad.