17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
martes 25 de julio de 2017, 01:00

Es más fácil cazar en el zoológico

Iván Lisboa – ilisboa@uhora.com.py

En entrevista con ÚH, publicada el domingo (www.ultimahora.com/c1098029), el ex diputado Sebastián Acha hacía propia una frase expresada por el ex director del Banco Nación Argentina, Alberto Mancunian: "Es más fácil cazar en el zoológico que ir de cacería a la selva".

El ex legislador utilizó esta frase para graficar lo que representa para el contribuyente formal, que cumple con todas las leyes, la última resolución emitida por la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), por la cual pone en vigencia la retención de salarios a los contribuyentes del impuesto a la renta personal (IRP).

Para Acha, de igual pensamiento que las centrales sindicales y una gran parte del empresariado, la Administración Tributaria vuelve a golpear al sector formal, porque es más fácil cazar a un tigre encerrado en una jaula, sin moverse, que ir a intentar cazarlo en la selva, donde conoce el territorio y se mueve con libertad.

Y lo que todos se preguntan es: ¿Hasta cuándo el sector formal seguirá recibiendo los golpes por la falta de una política firme y frontal contra la evasión?

Un informe de la organización Pro Desarrollo Paraguay indica que la economía subterránea –más conocida como el mercado negro– mueve unos 12.000 millones de dólares al año.

Si en lugar de buscar nuevos mecanismos para acogotar al contribuyente, los esfuerzos de la SET hubiesen estado en disminuir al menos un 10% de ese mercado negro, el Ejecutivo tendría suficiente recaudación como para ya no necesitar una nueva emisión de bonos soberanos ni ser dependientes de millonarios préstamos con organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco Mundial (BM).

Con 1.200 millones de dólares, más del doble de los fondos captados en la última colocación internacional de los títulos, el Gobierno podría reconstruir dos veces la Transchaco, construir cinco metrobuses o hasta diez costaneras.

Evidentemente, el inicio de un combate al sector informal creará –por lo bajo– disgusto y resentimiento, pero en un Gobierno que se jacta tanto de la transparencia y los avances en busca de una equidad impositiva, disminuir la evasión se convierte en una necesidad que no puede esperar.

Hasta ahora, la SET se mantiene en su posición de iniciar con las retenciones desde setiembre. Pero ojo, de tanto cazar en el mismo zoológico, se corre el riesgo de incitar a una fuga.