3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 3 de octubre de 2016, 01:00

Encarnación: La estatua que solo aguantó dos días de burlas

Por Andrés Colmán Gutiérrez

@andrescolman

Al principio, quienes circulaban por la rotonda de las avenidas Luis Irrazábal y Bernardino Caballero, en el centro de Encarnación, hablaban humorísticamente de “el fantasma de Irrazábal”, al ver un alto promontorio cubierto con una sábana blanca en el paseo central donde antes había estado un busto en homenaje al héroe militar encarnaceno, general Luis Irrazábal, el famoso Comadante Irra de las batallas de Nanawa.

En la noche del pasado jueves 29 de setiembre, aniversario de la Batalla de Boquerón, el misterio fue develado. En un pomposo acto oficial celebrado en el mismo lugar, con presencia de altas autoridades regionales y muchos invitados, el intendente encarnaceno Luis Yd descorrió el velo blanco y realizó la presentación en sociedad de la nueva estatua en honor al héroe sureño que da nombre a la avenida que conduce hasta el puente internacional San Roque González, que une a Encarnación con Posadas.

Pero el rostro que emergió desde abajo de la sábana blanca, con los proyectores que le echaban sombras no se parecía tanto al de un fantasma que se corporizaba, sino para muchos era la representación de un popular personaje de juegos de Nintendo, el recordado Mario Bros. En pocas horas, una colección de memes empezó a circular por los grupos de WhatsApp y por las redes sociales, con demoledoras críticas a la estética de la obra escultural.

CRÍTICAS. ¿Estatua colorada, estatua liberal…? “¡Es Videla!”, escribió en Facebook el historiador Fabián Chamorro, tras ver la foto de la nueva estatua. “Miguel Ángel, Da Vinci y Rodin se estarán revolcando en sus tumbas”, comentó el artista plástico Gustavo Rodríguez.

“Parece esos payasitos para torta”, dictaminó Juan Kazlauzkas. “Nosferatu en uniforme”, calificó desde Alemania la paraguaya Cipriana von Stetten.

“Parece un viejo decrépito disfrazado de militar, nada que ver con la trayectoria del Comandante Irra. En las esculturas se debe potenciar lo más bueno, bello o interesante del modelo. Este parece un moribundo”, comparó la abogada encarnacena María Primitiva Villalba.

Y el conocido director de teatro José Luis Ardissone cuestionó a la Intendencia de Encarnación “que acepte semejante mamarracho. Al escultor no le da el cuero, pero a él lo contrataron e hizo lo mejor que pudo. Los brutos son los ediles y el intendente que aceptan ese trabajo y lo exhiben groseramente”.

El semanario regional La Prensa del Sur le dedicó un fuerte editorial en su última edición, con el título: “Reivindican a un gran encarnaceno erigiendo una ridícula estatua”.

Tras relatar que un anterior monolito en homenaje al héroe había sido demolido por una administración municipal del Partido Colorado, solo porque Irrazábal pertenecía al Partido Liberal, elogió que el actual intendente Luis Yd haya tomado la decisión de erigir la nueva estatua para rendirle un necesario homenaje.

Solo que “aquí se le pasó la mano al que ideó y preparó la estatua, pintándola de un intenso azul, con pintura sintética brillante, como si con eso quisiera decirle a los encarnacenos: ¡Vean y sientan que los liberales estamos en el poder municipal, por eso pintamos el uniforme del general con el color del partido liberal!”, destaca el editorial de La Prensa del Sur.

En la Intendencia encarnacena no aportaron datos sobre el autor de la obra, ni sobre el costo que tuvo, pero en algunos medios encarnacenos se reveló que la estatua fue encargada al conocido artista y educador pilarense Ramón Vázquez, conocido por sus esculturas de aves y murales en las calles de la capital de Ñeembucú, y que tuvo un costo de 13 millones de guaraníes, mientras la base de cemento habría costado 30 millones, totalizando un costo de 43 millones por toda la obra.