17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 19 de junio de 2017, 02:00

En manos de salpicados de corrupción están los destinos de jueces y fiscales

Los senadores Enzo Cardozo (PLRA) y Jorge Oviedo Matto (Unace), electos para ir al Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, respectivamente, cuentan con largo historial.

La mayoría de legisladores que aprobaron la polémica enmienda pro reelección presidencial volvieron a imponerse en la Cámara de Senadores la semana pasada, colocando a los cuestionados senadores Enzo Cardozo (PLRA) y Jorge Oviedo Matto (Unace) en el Consejo de la Magistratura (CM) y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), respectivamente.

Ambos están salpicados por escándalos de corrupción, el primero por casos dados durante su gestión como titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el segundo en una venta irregular de tierras realizada al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert).

Casos. En el caso de Cardozo, el mismo sigue imputado por el Ministerio Público desde el 2014 por dos casos de supuestos desvíos de fondos que debían utilizarse para programas de desarrollo rural.

El primer proceso es por un desvío de un dinero que debían usarse para programas en beneficio de la agrupación de productores frutihortícolas del Paraguay, pero el dinero no llegó jamás a destino.

El segundo desvío fue de un monto que debían ser utilizado para proyectos en el marco del Programa Nacional de Fomento Pecuario (Pronafope), pero tampoco llegó a los beneficiarios.

En el caso de Oviedo Matto, el mismo está señalado de estar implicado en un caso de venta irregular de tierras por parte de la firma San Agustín (donde su padre es uno de los principales accionistas) al Indert, durante el gobierno de Federico Franco, como pacto para la alianza electoral líbero oviedista que se dio en el 2013.

Nombramientos. Dichas designaciones son tildadas de inconstitucionales, ya que la Carta Magna establece que los miembros representantes en dichas instancias, responsables de designar y juzgar jueces y fiscales, solamente pueden ser removidos por la vía del juicio político.

Tanto Cardozo como Oviedo Matto ya fueron integrantes de estas instituciones y ahora vuelven con la mayoría que colocó además al ex presidente Fernando Lugo como presidente del Congreso.

Esta semana se definirán las situaciones de ambos, considerando que los afectados, Adolfo Ferreiro en el Consejo y Julio Javier Ríos en el Jurado, accionarían ante la Justicia.

Por otra parte, el senador Enrique Bacchetta solicitó la semana pasada permiso al Consejo de la Magistratura como representante de la Cámara Alta. Pidió que su colega Arnaldo Giuzzio asuma en su reemplazo.

Enzo Cardozo procesado por lesión de confianza en el MAG

Desde el año 2014, el senador liberal Enzo Cardozo está imputado por el Ministerio Público en un caso de supuesta lesión de confianza durante su gestión como titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). La Fiscalía acusó a Cardozo del desvío de G. 59.000 millones en el marco de un convenio de cooperación con la agrupación de productores frutihortícolas del Paraguay, firmado en mayo del 2012. Sin embargo, la mayor parte del dinero nunca llegó a los comités de productores y los directivos de la federación prosperaron económicamente tras el desembolso del MAG.

Cardozo también fue acusado por la Fiscalía de otro caso de desvío en el MAG por G. 3.700 millones que debían ser utilizados en proyectos marco del Programa Nacional de Fomento Pecuario (Pronafope).


Jorge Oviedo Matto implicado en la venta irregular de tierras al Indert

En el año 2013, el senador del partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (Unace) Jorge Oviedo Matto se vio implicado en el escandaloso caso de venta irregular de tierras al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) por parte de la empresa San Agustín, cuyo principal accionista era su padre.

El Indert acordó con el Estado la transacción de unas 5.700 hectáreas de tierra por G. 46.900 millones, pese a que las mismas no eran aptas para la reforma agraria.

La venta se realizó sospechosamente que mucho sigilo y apresuradamente durante el gobierno de Federico Franco durante la semana en que el Unace y el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) cerraban un pacto electoral de cara a las elecciones generales de ese año para que los oviedistas apoyen la chapa liberal.