23 de marzo
Jueves
Mayormente nublado
21°
30°
Viernes
Parcialmente nublado
22°
32°
Sábado
Muy nublado
22°
32°
Domingo
Nublado
22°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
miércoles 4 de enero de 2017, 02:00

En Kamba Cuá ya alistan tambores para la gran fiesta del 7 de enero

Por Carlos Elbo Morales

Un día después de la conmemoración de San Baltasar, patrono de la comunidad de Kamba Cuá, el 7 de enero el latido de los habitantes y visitantes sonará al compás del tambor que llama a la celebración en una nueva edición de la fiesta del Kamba. Ese día, el 7 de enero, será el punto final a meses de preparación para este evento que se ha convertido en un ícono del rescate cultural de los afrodescendientes.

"Desde agosto ya nos empezamos a mover buscando apoyo para la festividad", dice Gustavo Medina, una de las tantas personas que se encarga de preparar la festividad.

Gustavo es sobrino de Lázaro Medina, quien fue el gran impulsor cultural de la historia de la comunidad, batuta que hoy está a cargo de Benito, hermano de Lázaro.

El joven comenta que unas 15 personas se encargan de visitar a las instituciones para conseguir apoyo económico o logístico. Gustavo cuenta que aunque este año está difícil el apoyo, confían en poder cubrir los G. 110 millones que demanda la fiesta. Para el día de la celebración que se realizará en el Club 6 de Enero, unas 200 personas, entre vecinos y colaboradores, ultiman los detalles finales.

Mamá Guasu. Hace 26 años Donatila Benítez dedica una semana de su tiempo a preparar a la imagen de San Baltasar para la procesión del 6. Ella se dedica a poner en orden las flores, a limpiar al santo y encargarse de otros detalles de la ornamentación. "Antes me llevaba más tiempo, pero ahora lo hago más rápido. Me gusta lo que hago", dice Benítez, una de las mamás guasu de la comunidad, quien se hizo cargo de esta tarea pagando una promesa al santo que curó a su hijo de una enfermedad.

Juan Manuel Medina no solo sabe dar los golpes certeros para quitarle el ritmo al tambor. También conoce de sus secretos. De esa manera cuenta cuál es el punto exacto en que el fuego debe combinarse con el cuero para que esté dilatado en el punto exacto para que la percusión haga hablar al fuego. "La humedad y el frío muchas veces no ayudan", dice, con el conocimiento que da la experiencia en el ritmo.