10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
31°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
miércoles 28 de septiembre de 2016, 02:00

Empresariado propone reducir al 7% exigencia para subir salario mínimo

Gremios industriales y empresariales sentaron ayer, en la Unión Industrial Paraguaya, una postura de unánime rechazo al proyecto del Ejecutivo para el reajuste automático cada año del sueldo básico.

Los ministros de Hacienda y del Trabajo, Santiago Peña y Guillermo Sosa, respectivamente, se vieron en apuros anoche durante la reunión en la UIP con los gremios industriales y empresariales de todos los sectores, que abiertamente se lanzaron en contra del proyecto del Poder Ejecutivo de reformar el Código Laboral para un reajuste del salario mínimo.

Luego de un debate de más de tres horas y reiteradas explicaciones de los nombrados ministros y sus colaboradores, la asamblea de empresarios aprobó una propuesta alternativa a la del Ejecutivo, consistente en reducir del 10 al 7 por ciento la exigencia para conceder un reajuste del salario mínimo, como establece hoy el Código Laboral.

El titular de la UIP, Eduardo Felippo, sostuvo que esto último es lo que la asamblea resolvió, aún cuando los sindicatos pretendan reajustar el salario mínimo con un aumento del costo de vida del orden del cinco por ciento.

Indicó que ahora enviarán una carta al presidente Horacio Cartes, que ya tomó la decisión de apoyar el proyecto de reajuste automático anual, a fin de ver si pueden hacerle cambiar de opinión y tratar de ponerse de acuerdo con los sindicatos luego.

Felippo manifestó que no cree que la suerte ya esté echada a favor de la iniciativa del Poder Ejecutivo. Subrayó que ahora verán si pueden convencer al mandatario con este planteamiento, atendiendo a que el ministro Peña dijo que no puede frenar más el proyecto, debido a que es una decisión tomada del presidente Cartes.

"La postura que el Poder Ejecutivo quiere llevar al Parlamento es que cada junio se haga un aumento del salario de acuerdo a los índices de costos que salgan y que pueden ser de uno, cinco o veinte. Acá lo que la gente quiere es que se otorgue el reajuste cuando el costo alcance el 7 por ciento y no el diez, mientras los sindicatos pretenden que sea del 5 por ciento", puntualizó.

CRITICAS. Durante el debate, se escucharon fuertes críticas a la iniciativa del Ejecutivo por parte de referentes de los gremios industriales y empresariales.

El ex ministro de Hacienda, Manuel Ferreira, quien estuvo invitado al encuentro, apuntó que no es el momento para implementar la medida del Ejecutivo y aseguró que esto solo contribuirá a mayor inflación y desempleo.

Por su parte, Manuel Riera sostuvo que, al parecer, el actual Gobierno cree que se rige por un sistema de Alemania. Pidió que no se destape la olla con el proyecto de ley porque no se sabe el conjuro que los políticos podrían hacer.

A su turno, Felipe Resck, de la Cámara Paraguaya de la Industria Plástica, sostuvo que preocupa el hecho de que el proyecto de reajuste salarial del Ejecutivo sea una caja de Pandora. "Es muy grave lo que están proponiendo", dijo a la vez de reiterar las consecuencias negativas que se tendrá en los próximos años con esta iniciativa.

En el mismo sentido coincidió César Ayala, del gremio de la industria cerámica, quien dijo que aparentemente se quiere poner al empresariado como el malo de la película.

Tanto Peña como Sosa respondieron que de ninguna manera el proyecto que será presentado al Congreso va a generar inflación, a partir de que todo está bajo control, a la vez de sostener que se está hablando con medias verdades sobre el impacto real que se tendrá.