23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 7 de abril de 2017, 02:00

El pindo ya se roba el sueño de tejedores en el Mercado 4

Mientras aguarda a la clientela, con manos de artista, doña Carmen Amarilla entreteje el pindo. La palma utilizada cada Domingo de Ramos va tomando distintas formas. Esta tradición artesanal la aprendió de su abuela y hoy comparte conocimiento con sus seres queridos.

Al igual que ella, varias familias situadas en el Paseo de los Yuyos, del Mercado Nº 4, se preparan desde hace varios días para el inicio de la Semana Santa. Aguardan que el fervor por los días sagrados, traiga su bendición con el incremento de las ventas.

“La mayoría de los que estamos acá somos familiares. Desde semanas pasadas ya fuimos a juntar pindo a un campo comunal del Chaco, todo con el fin de tener disponible para la venta al por mayor y menor. No me quejo, se está comprando mucho el producto este año”, relató doña Carmen.

El horario de atención en el paseo ya se extendió, ya que la mayoría queda hasta para dormir en sus locales.

“El sábado estaremos hasta tarde por acá y el domingo ya nos instalaremos frente a las principales iglesias como la Catedral, por ejemplo”, señaló Javier Torres, presidente de los vendedores de yuyos ubicados sobre República Francesa.

Novedades. Las palmas trenzadas más solicitadas, afirman que son las denominadas guachas, a las que se les puede incrustar una vela en el medio y se pueden conseguir desde G. 2.000.

Otras variedades del pindo trenzado tienen un precio inicial de G. 3.000 y G. 10.000 la docena para los revendedores, en tanto que la vara de la palma, para quienes quieran realizar por su cuenta el armado, también tiene un valor de G. 10.000.

El ramo del pindo combinado con plantas, como la ruda, el romero y la flor siemprevive, se cotizan desde G. 5.000.

Las palmas con armados especiales y que son de gran tamaño, generalmente, son realizadas para las iglesias, según Torres, y se pueden adquirir desde G. 30.000.

Creencia. El uso del pindo está asociado al origen del mundo de los guaraníes porque decían que esta planta se usó como pilar del mundo. En la creencia popular, posee poderes curativos y protectores.

En tanto que la flor siemprevive significa el dolor de la Semana Santa. Se la relaciona comúnmente así por su color morado.

El vendedor Torres comentó que la creencia es que estas plantas, una vez bendecidas, ayudan a espantar la mala vibra en el hogar. “Muchos colocan el ramo en la puerta de entrada de la casa o lo queman y esparcen el humo como un incienso”, señaló.