18 de agosto
Viernes
Mayormente nublado
20°
24°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 16 de abril de 2017, 23:33

El Grupo yihadista Abu Sayyaf decapita a un pescador filipino secuestrado

El grupo yihadista filipino Abu Sayyaf decapitó a un pescador que mantenía secuestrado, informaron hoy fuentes militares, poco después de que la organización perdiera a uno de sus líderes en un enfrentamiento con el Ejército.

EFE

Noel Besconde, capitán de un pesquero filipino que había sido secuestrado en diciembre en el Mar de Célebes, fue decapitado el pasado jueves en el sur del país por miembros del grupo rebelde, indicó a Efe el portavoz del Ejército, Ray Tiongson.

Los yihadistas cortaron la cabeza de la víctima y grabaron un vídeo al que han tenido acceso las Fuerzas Armadas de Filipinas.

Abu Sayyaf había pedido un rescate de 3 millones de pesos (unos 57.000 euros o 60.500 dólares) a cambio de la liberación, pero la cantidad no fue pagada, según el Ejército.

La nueva ejecución ocurrió después de que el Ejército matara a uno de los líderes de la banda, Abu Rami, durante un enfrentamiento armado en la isla de Bohol, en el centro del archipiélago filipino, en lo que se consideró como un duro golpe para los yihadistas.

En todo caso, las Fuerzas Armadas no creen que la decapitación del pescador sea un acto de represalia y destacaron que se hizo "con prisa", según Cirilito Sobejana, líder del Cuerpo Especial del Ejército en Joló, bastión de Abu Sayyaf en el sur del país.

Sobejana aseguró a medios locales que el secuestrado se encontraba "muy enfermo" y estaba "ralentizando los movimientos" de la guerrilla en un momento en que los soldados intensifican sus operaciones antiterroristas.

Tras la nueva acción bárbara de Abu Sayyaf, las Fuerzas Armadas Filipinas han vuelto a "intensificar sus acciones sobre el terreno para luchar contra los bandidos", según indicó a Efe su portavoz.

La organización yihadista fundada en 1991 en la isla de Basilan (sur) ha secuestrado en los últimos años a decenas de personas en aguas del suroeste de Filipinas y el noreste de Malasia para exigir rescates con los que se financia.

El grupo decapitó en febrero a un rehén alemán tras no recibir el dinero que reclamaba y mantiene en su poder una treintena más de rehenes, entre ellos unos veinte extranjeros de varias nacionalidades.