7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 2 de noviembre de 2016, 11:38

El Gobierno de Macri contesta a Cristina Fernández que la Justicia es independiente

Buenos Aires, 2 nov (EFE).- El Ejecutivo de Mauricio Macri salió hoy al cruce de las acusaciones de persecución política realizadas por la expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) este lunes, tras declarar ante el juez por irregularidades en las licitaciones de obras públicas, y aseguró que el Poder Judicial es "independiente".

"Es la Justicia, independiente en Argentina por lo menos a partir del 10 de diciembre pasado (fecha de la asunción de Macri), la que va a determinar las responsabilidades y las culpabilidades de los distintos funcionarios hoy investigados", manifestó hoy el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, en declaraciones a Radio Milenium.

"No es el Poder Ejecutivo nacional, no es Macri ni su equipo, es el Poder Judicial como corresponde en una república con división de poderes", recalcó.

El funcionario contestó así consultado por las aseveraciones que realizó Fernández el pasado lunes, a su salida de los tribunales argentinos, en las que aseguraba ser víctima de "una maniobra formidable de persecución política y de hostigamiento mediático", puesta en marcha por el actual Gobierno para "tapar el desastre económico y social" del país.

"La expresidenta, como todos los ciudadanos de Argentina, tiene que estar a disposición de la Justicia y rendir cuentas de sus actos", agregó Frigerio.

Para el ministro, "durante muchos años" el Ejecutivo nacional le dio "órdenes a la Justicia" y "algunos aún no modificaron el chip y siguen con el concepto del Gobierno anterior".

"Eso se terminó", atajó.

Fernández tuvo que presentarse el lunes en los tribunales para declarar en una investigación que sigue el supuesto diseño de un esquema de "beneficios exclusivos" en la licitación de obras públicas durante el kirchnerismo para beneficiar a empresarios afines.

Según la expresidenta, los cargos son un "disparate mayúsculo" y el proceso judicial es similar al realizado contra el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, ya que ambos son exmandatarios "con un grado de imagen positiva considerable" a los que abre causas para "sacarlos del campo electoral".