19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 4 de julio de 2017, 02:00

El Ejecutivo apunta a desvincular el salario mínimo de las tasas y multas

El Ministerio de Trabajo prepara un proyecto de ley para evitar que el salario mínimo siga tomándose como referencia para pagos de multas, tasas judiciales, etc. Hay 140 conceptos ligados a jornales.

El ministro de Trabajo, Guillermo Sosa, adelantó ayer que están trabajando en conjunto con el Consejo Nacional del Salario Mínimo (Conasam), el Consejo Tripartito Consultivo y la mesa de diálogo social para presentar un proyecto de ley al Congreso que tendrá como objetivo desvincular el salario mínimo como unidad de referencia para el pago de multas, contribuciones, tasas judiciales, entre otros.

"Tenemos un proyecto de cambio que se llama desindexación, aproximadamente 140 precios están atados al salario mínimo y nosotros queremos cortar ese lazo, que no tenga un efecto negativo, y que se adecuen de acuerdo con las necesidades de cada una de las instituciones y no tengan nada que ver con el salario mínimo", indicó.

Entre los conceptos de precios que están indexados al salario mínimo citó: las tasas judiciales, multas y trámites municipales y patentes, entre otros.

Mencionó que están trabajando sobre el proyecto en el marco de la nueva política salarial que se está llevando a cabo y estiman presentarlo en la brevedad posible a través del trámite legislativo, ya que muchos de estos conceptos están ajustados injustamente por otras leyes.

Insistió en que no hay ningún motivo para que las tasas suban en función del salario mínimo, ya que se está produciendo un efecto negativo.

IMPACTO. Al ser consultado sobre el impacto que esto podría generar, dijo que con el proyecto se busca que no se tenga que cargar de más al ciudadano con costos y montos que no tienen que ver con la aplicación o necesidades de las instituciones. Explicó que los organismos ajustan sus costos innecesariamente solo porque están ligados al salario mínimo y que eso se debería manejar de forma independiente.

Sosa agregó que todavía falta la parte de desindexación e indicadores económicos para poder trabajar una política salarial justa y dar a los trabajadores lo que corresponde.

Por otra parte, el ministro brindó estas declaraciones en conferencia de prensa ayer acompañado del viceministro de Trabajo, César Segovia; la directora general de Trabajo y presidenta de Conasam, Catalina Ocampos; así como de los líderes sindicales Miguel Zayas, Aldo Snead, Francisco Brítez, Ramón Ávalos (representantes de los trabajadores ante Conasam), Víctor Insfrán y Roberto García, quienes aclararon consultas sobre el Decreto 7351/2017 del reajuste del salario mínimo en el sector privado.

Al respecto, Sosa confirmó nuevamente que con el reajuste, el nuevo salario mínimo pasa a ser de G. 2.041.123 desde el 1 de julio para todo el sector privado. El incremento es de G. 76.616, lo que representa un 3,9% y afecta aproximadamente a 426.000 trabajadores que ganan el sueldo mínimo, según datos del Ministerio de Trabajo.

Embed


"Aumento no tendrá impacto"

Otro de los puntos consultados al ministro Sosa fue sobre el posible efecto inflacionario del aumento salarial. Con relación a esto expresó que los últimos dos aumentos del salario mínimo no fueron inflacionarios y que el sector supermercadista, en conversación con el Ministerio, ya anunció que no reajustará los precios.

Agregó que el incremento que se aprobó se trata de un acto de justicia, que permitirá al trabajador recuperar el poder adquisitivo de manera anual.

Además, anunció los reajustes por sectores económicos. Indicó que el salario del personal doméstico deberá reajustarse; y que el Ministerio, a través del área de fiscalización, vigilará el cumplimiento de la norma que establece el reajuste.

Por su parte, Aldo Snead, representante sindical, dijo que con relación al ajuste de precios de la canasta, solicitan al Gobierno que se implemente un nuevo sistema de control, ya que una vez que se da un aumento salarial los comercios ajustan sus precios.