20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
sábado 13 de mayo de 2017, 02:00

EBY tendrá disminución de personal porque acuerdo exige reducir costos

El director Ángel Recalde confirmó que habrá una importante disminución de funcionarios en Yacyretá, puesto que el acuerdo firmado con Argentina exige reducir los costos para que la entidad sea viable.

Antes de que se suscriba el memorándum de entendimiento entre Paraguay y Argentina, para lograr el reordenamiento financiero de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), trascendió que uno de los pedidos argentinos era reducir el número de funcionarios que tiene el lado paraguayo (margen derecha) de la binacional, considerando la gran diferencia existente. El lado argentino (margen izquierda) cuenta con 700 trabajadores, pero en la margen paraguaya prácticamente se duplica la cifra (alrededor de 1.500).

Al respecto, el reciente acuerdo suscripto con los rioplatenses establece reducir los costos anuales del servicio de electricidad de Yacyretá, sin perder eficiencia. Ángel Recalde, director paraguayo de la EBY, confirmó que se tendrá una reducción importante de funcionarios, aunque no quiso dar el número.

"Acá hay un arreglo financiero, pero también la entidad tiene que predisponerse a cumplir con algunas cosas como para no volver a entrar en otro tipo de problemas. Tenemos que arreglar la casa, seguro vamos a salir a gastar menos en inversiones, para que pueda llevarnos a salir de esta situación. Se harán menos obras relacionadas con la generación de energía y también va a exigir desvinculación de personal, en un número importante", dijo.

No se va a tratar de un despido despiadado, sino que se buscará el retiro voluntario y además hay muchas personas que están cerca de la jubilación, acotó el director.

DEUDA. Recalde efectuó esta declaración en el marco de la primera presentación oficial del acuerdo a los medios de prensa, desarrollada ayer.

Remarcó que tal vez no sea un pacto perfecto para nuestro país, algo que es imposible de lograr, porque los argentinos también tienen su posición, pero es un buen arreglo que ayudará a la entidad a recuperarse financieramente.

Reiteró que el Tratado de Yacyretá no indica que la deuda de la binacional con el Tesoro argentino tenía que ser cero en 2014, como aseguran algunos técnicos y políticos. Adujo que lo que señalaba el documento era que a los 40 años la represa iba a funcionar normalmente y ambos países retirarían el 50% de la producción, hecho que no sucedió. El pasivo, al cierre de este año, estará en torno a los USD 3.600 millones y ese es el monto final que se debe empezar a pagar transcurridos los 10 años de gracia.

Añadió que no está bien pensar que Paraguay debe exigir que Argentina afronte el 95% de la deuda de la EBY (por haber consumido casi la totalidad de la energía generada en más de 20 años), como también piden técnicos, puesto que Yacyretá va a continuar produciendo al menos 50 años más. Esas recaudaciones, más de USD 40.000 millones, se van a retirar y a la mitad.

"Tenemos que cerrar el objetivo sobre que queremos solucionar el problema de la entidad. Tal vez podamos poner una posición de exigencia no muy bien argumentada", apuntó.

Existe temor en los funcionarios

Durante el debate sobre el acuerdo de Yacyretá que realizó el Partido Liberal, este tema fue abordado por Arsenio Cáceres, sindicalista de la hidroeléctrica. Expresó su preocupación a los políticos sobre eventuales desvinculaciones, producto del acuerdo para reducir gastos, y señaló que si se toma en cuenta el hecho de que Paraguay aportó el 80% del territorio inundado, está bien que la margen derecha tenga más funcionarios que la margen izquierda.

Durante la administración del director Juan Schmalko se desvinculó a un importante número de trabajadores. Sin embargo, de acuerdo con denuncias hechas a ÚH, la mayoría de los despedidos eran afiliados del PLRA e ingresaron durante la presidencia de Federico Franco. La queja actual es que muchos colorados, varios seccionaleros, ingresaron en los últimos años.