22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
sábado 15 de abril de 2017, 02:00

Consultora aconseja cambiar de discurso ante los jóvenes ninis

Los jóvenes ninis (ni estudian, ni trabajan) conforman un grupo social que viven con sus padres y ven pasar la vida sin hacer nada. Si bien no hay una franja etaria bien definida, tienen edades de entre los 18 y los 30 años

Silvia Gil, consultora en recursos humanos, analiza que los ninis son consecuencia de que hoy los padres comparten pocos momentos con sus hijos; viven para trabajar y llegan a casa cansados sin desconectarse completamente de las actividades laborales, haciendo que la calidad del tiempo con sus hijos, sobre todo desde pequeños, sea mala.

Para la profesional, es fundamental que los padres cambien la mentalidad negativa que transmiten a sus hijos sobre el trabajo, porque, de lo contrario, la consecuencia es que los hijos crecen con la idea, en el subconsciente, de que el trabajo es un sufrimiento y no es bueno.

A esto se suma que los padres son permisivos y complacientes con sus hijos, tratando de superar así esa falta de tiempo en su compañía.

"Nuestra gran responsabilidad es qué le describimos a nuestros hijos con relación al trabajo. Tenemos que cambiar esos paradigmas que muestran al trabajo como una carga. Las personas se quejan del trabajo y se resignan a que deben trabajar. Así surgió el lunero y que el paraguayo resucita lo viernes por la tarde", explica la profesional.

Los ninis son un grupo social que viven en casa de sus padres y ven pasar la vida sin hacer nada. Si bien no hay una franja etaria definida, tienen edades de entre 18 y 30 años.

Paraguay tiene una importante población de este tipo de jóvenes que, inclusive, tienden a formar parte de este grupo desde los 15 años.

El incremento que experimenta este grupo social constituye un desafío para las autoridades encargadas de crear puestos laborales para jóvenes que, considerando su manera de pensar, les resulten atractivos.

Los padres son los responsables de este comportamiento, ya que han transmitido a sus hijos un concepto diferente sobre el trabajo y la baja exigencia para estudiar, dejándoles decidir si lo hacen o no y con poco control sobre ellos.

despreocupados. Los jóvenes ninis son chicos que tienen un futuro incierto, pues ven pasar la vida entre el conformismo y la poca sensibilidad por las cosas que suceden a su alrededor. La mayoría son inmaduros, no tienen un proyecto de vida que les ilusione y piensan que son felices por no hacer nada.

Estos chicos son consecuencia de una época de consumismo y consentimiento en muchos vicios, por lo que tienen el placer como fin y fundamento de su vida.

Los jóvenes de este grupo social tienen mucho tiempo libre y, llegado un momento, necesitan tener dinero para mantenerse ociosos a gusto; esto les hace más vulnerables ante grupos de riesgo donde acceden a vicios y malas compañías.

Los jóvenes que forman parte de este grupo social son muy diferentes a la generación de sus padres, que ni osaban plantearles a los suyos dejar de estudiar o no trabajar, pues las normas eran innegociables y esto les obligaba a cumplir el presente para enfrentar preparados el futuro.