17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 24 de julio de 2017, 01:00

Condenan a padre y tío a 11 y 12 años de cárcel por abuso sexual

A diario, niños y adolescentes, sin importar en qué ámbito social se desenvuelven, son víctimas de todo tipo de abusos del tipo sexual y en la gran mayoría de los casos los agresores son los propios padres, padrastros o allegados, según datos presentados por el Centro de Atención a Víctimas del Ministerio Público.

Desde enero del 2016 hasta abril del 2017 se registraron 2.595 casos, de acuerdo al Centro, lo que da un promedio de al menos cinco niños abusados por día.

Sin embargo, ante tan abrumadora cantidad de casos, la Justicia a logrado condenar a varios autores, como los dos últimos que fueron sentenciados a pasar en prisión 12 y 11 años por abusar de niños.

En esta ocasión, un hombre que abusó sexualmente de su hija biológica desde que tenía 9 años de edad (actualmente tiene 16 años), fue sentenciado a 11 años de cárcel. El hecho ocurrió en el barrio San José, de Pilar. La denuncia penal se realizó en diciembre de 2015.

A pesar de que la fiscala Ana Luz Franco pidió 20 años de cárcel para el padre abusador, el Tribunal de Sentencia integrado por los magistrados Elvis Ayala, Viviana Portillo y Charles Duré determinó que la pena justa para el acusado era de 11 años, alegando que no contaba con antecedentes penales. La fiscal analizará la sentencia para determinar una probable apelación.

EL TÍO. en otro juicio, J. M.C. recibió 12 años de cárcel por abusar de sus sobrinos, todos menores de 10 años. Estos hechos ocurrieron en un domicilio del barrio Obrero, en Asunción, desde agosto de 2016, según la acusación.

El colegiado de Sentencia estuvo integrado por María Fernanda García de Zúñiga (presidente), Cynthia Lovera y Juan Carlos Zárate.

El tema comenzó a ser debatido, cuando no era tocado de manera cotidiana, y a raíz de que aumentaron considerablemente los casos, ya no se pudo evitar que salgan a la luz a través de denuncias, que se presentan ante el Ministerio Público, la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia, las distintas dependencias policiales y otros estamentos.

A partir de estas, que deben ser realizadas, empiezan las investigaciones sobre los hechos y los fiscales intervinientes buscan condenas ejemplares.