8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 29 de octubre de 2016, 10:48

Candidato opositor advierte de la sucesión dinástica en Nicaragua si gana Ortega

Managua, 29 oct (EFE).- El candidato opositor a la Presidencia de Nicaragua, Maximino Rodríguez, advirtió de una sucesión dinástica en este país si el líder sandinista Daniel Ortega, favorito junto a su mujer, la influyente Rosario Murillo, gana los comicios del próximo 6 de noviembre.

Según Rodríguez, un exguerrillero de la "Contra" y candidato por la alianza que encabeza el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), segundo en la intención de voto según las encuestas, es posible que Murillo y sus hijos sucedan a Ortega en el poder

"Ortega (próximo a cumplir 71 años) dentro de poco tiempo ya no la va a acompañar (a Murillo, de 65 años), entonces ya ella queda en el poder", dijo el político a Efe.

Para Rodríguez, abogado de profesión, si Murillo no era en estos comicios la aspirante a vicepresidente y Ortega llega a morir, los sandinistas no la elegirían "para nada".

"Ella se está adelantando a los acontecimientos y dice: si mi marido desaparece físicamente de la tierra, de esta vida, entonces ya estoy en el poder", apuntó.

"Y después, posiblemente, va a poner a sus hijos (...). Si no terminamos con la dictadura hoy, tendríamos que esperar 120 años", señaló.

Ortega, único candidato presidencial sandinista desde la década de 1980 y quien ha estado ausente de la campaña, supera el 66 % de intención de voto y su más cercano rival es el exguerrillero de la "Contra" con un 8 %, de acuerdo a la nicaragüense M&R Consultores.

Rodríguez, quien se declaró como único candidato opositor, dijo que en caso de llegar a la Presidencia regresaría los tanques de guerra procedentes de Rusia y no asumiría la deuda que empresas privadas asociadas al sandinismo han adquirido con Venezuela.

"De ser presidente el próximo año, todos los tanques que trajeron de Rusia los vamos a regresar y le vamos a decir a Vladimir Putin que venga a buscar sus tanques", aseguró.

Con la cooperación venezolana dijo que "como Estado no podemos asumir una deuda que ha sido manejada de forma discrecional por un grupo corrupto que se ha apropiado de ese dinero".

Afirmó que la política externa que promovería sería de "mantener relaciones armónicas en base al derecho internacional y al principio de reciprocidad con el mundo entero, excepto con los países que son promotores del terrorismo".

Con Estados Unidos, el principal socio comercial de Nicaragua, mantendría una relación "normal, como cualquier otro país". Continuaría manteniendo lazos diplomáticos con Taiwán y no con China

Sobre los litigios territoriales que Nicaragua mantiene con Costa Rica y Colombia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, el candidato opositor dijo que, junto a su equipo, analizará si continúan esos casos ante ese tribunal o buscan una negociación bilateral.

"Más vale un mal arreglo que un buen pleito", anotó.

Su política, dijo, sería la de "impulsar la unidad de hermanos, vecinos, (y) que si hay un problema lo podemos dirimir a través de la vía civilizada".

Sobre el proyecto de construir un canal interoceánico por Nicaragua, un tema que ha estado ausente de la campaña sandinista, Rodríguez consideró es "una utopía", "inviable" y destruiría, en caso de que se haga, "el ecosistema nicaragüense".

Sus principales ejes de Gobierno serían mantener una relación fluida con los organismos financieros multilaterales para buscar recursos líquidos, una alianza estratégica con la banca nacional y llevar financiación a los sectores productivos para generar riquezas.

Además, promover la creación de empleos, principalmente en la juventud; fomentar un sistema de educación de calidad y rescatar la institucionalidad.

Si su alianza logra los votos suficientes para reformar la Constitución, promovería cambios profundos en el Estado que incluirá reducir de 16 a 3 los magistrados judiciales, de 5 a 1 los fiscalizadores de cuentas, y de 92 a 60 los diputados nacionales.

También crear un Instituto de Cedulación y otro Electoral y reducir el número de árbitros electorales.

"Quiero cambiar la Constitución 'orteguista' por la Constitución de Nicaragua (...). La actual Constitución responde a un caudillo, a una dinastía", sostuvo.

Unos 4,34 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir el 6 de noviembre a un presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.