20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 30 de marzo de 2017, 11:03

Bachelet reconoce que "la reforma educativa ha sido un proceso áspero, con oposición frontal"

Évora (Lisboa), 30 mar (EFE).- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, reconoció hoy que la reforma educativa emprendida por su Gobierno "ha sido un proceso áspero" que en ocasiones se ha enfrentado a la "oposición frontal" de determinados sectores.

"Como es esperable, el proceso político de este conjunto de reformas ha sido áspero, y ha tenido la oposición frontal de quienes aún consideran que la provisión privada de la educación es una mejor opción que la provisión pública", manifestó.

La reflexión de la mandataria chilena tuvo lugar en el marco de la conferencia magistral sobre educación que pronunció este jueves en la Universidad de Évora, centro de Portugal, donde fue reconocida con el grado de doctor honoris causa.

Bachelet dijo sentirse muy honrada de recibir una distinción que anteriormente fue otorgada a personalidades como el líder sudafricano Nelson Mandela, el escritor José Saramago y el político portugués Mario Soares.

"La acepto como una valoración de lo que representa Chile para la comunidad académica de Portugal. Y sobre todo, como un reconocimiento al camino que Chile ha decidido recorrer para hacer de la educación un motor decisivo de progreso e igualdad".

"Un cambio de esta magnitud requiere, evidentemente, un esfuerzo financiero público muy alto, por lo cual también reformamos nuestro sistema tributario para incrementar la recaudación con un mayor impuesto a las empresas".

La reforma educativa, uno de los ejes principales del programa de gobierno del segundo mandato de Bachelet (2014-2018), ha enfrentado la oposición, por motivos diferentes, de estudiantes universitarios, docentes, dueños de colegios privados y la oposición conservadora.

La iniciativa requería una financiación adicional de 8.200 millones de dólares, que estaba previsto recaudar con la reforma tributaria, que establecía un aumento progresivo del impuesto a las empresas.

Sin embargo, el rechazo de las pymes y el bajo crecimiento del país en los últimos años le obligó a modificar la reforma tributaria que su propio Gobierno impulsó, al tiempo que prosiguieron las protestas estudiantiles en las calles iniciadas durante la presidencia del conservador Sebastián Piñera (2010-2014).

"Era un cambio inaplazable", dijo Bachelet refiriéndose a la reforma del modelo educativo de su país.

Bachelet sostuvo que "la buena educación en Chile ha estado disponible mayormente para quienes podían pagarla o estaban dispuestos a endeudarse por altos montos, sin que el mérito y el esfuerzo fueran suficientes".

"Las diferencias no justificadas en el acceso a la educación siguen siendo vistas como fuente de desigualdad por la mayoría de los chilenos", aseguró.

"Fueron esas enormes mayorías las que en 2011 salieron a la calle exigiendo educación gratuita y de calidad", recordó la presidenta.

Tras subrayar que este año más de 235.000 estudiantes ya están cursando sus carreras profesionales o técnicas de manera gratuita, Bachelet reconoció que el impulso de estos cambios ha sido difícil.

Y ello, a pesar de que por primera vez en la historia reciente de la democracia chilena, la coalición gubernamental tenía la mayoría suficiente en el Parlamento para sacarlos adelante.

"Hemos aprendido que continuar avanzando por este camino exige también renovar las bases de legitimidad de la acción pública. Que no basta con la construcción de mayorías políticas si al mismo tiempo no vamos impulsando mayorías sociales que den sostenibilidad y proyección a transformaciones de esta magnitud", consideró.

Y por ello, insistió, "no tiene sentido educar para formar ciudadanos (...) si al mismo tiempo no se reforman los espacios institucionales donde esos nuevos ciudadanos deben ejercer su poder".

"Chile ha logrado muy importantes avances en las últimas tres décadas en todos sus indicadores económicos y sociales, pero tiene grandes tareas pendientes, entre ellas, una muy central: reducir la enorme desigualdad que cruza nuestra sociedad", concluyó la presidenta.