6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
miércoles 26 de octubre de 2016, 01:00

Auntoque

IMPONENTE. Horas antes del inicio del partido el Defensores del Chaco presentaba un marco imponente de público. Los cuatro sectores estaban colmados de aficionados sedientos por una victoria. Las banderas y las casacas del Ciclón pintaron de azulgrana el escenario que colmaron el Defensores.

RECUERDO. Las luces y flashes de las cámaras de los dispositivos celulares fueron un recurso obligatorio para cada aficionado, que guardaron ese instante memorable de una gran fiesta deportiva.

ALIENTO. El público de Cerro se portó de inicio a fin. La previa estuvo acorde a un compromiso internacional y durante el juego fue solo aliento y buena vibra. El plantel respondió con creces en todo momento al aliento y saludo de los hinchas incondicionales en una noche inolvidable.

BUEN ESTADO. A pesar de las continuas lluvias que azotaron gran parte del país, el gramado del Defensores lució de manera impecable a la vista como también para el desarrollo del fútbol. La pelota se pudo deslizar sin inconvenientes, pero muy rápida en comparación a un terreno seco habitual.

LA REVENTA. La reventa de las entradas no estuvo ajena a un acontecimiento de esta naturaleza. Cientos de revendedores estuvieron en las inmediaciones realizando la comercialización de los boletos a hinchas que decidieron acudir al estadio a última hora porque los mismos estuvieron agotados anticipadamente.

EN FAMILIA. El hincha azulgrana se volcó en familia al estadio. Fue agradable a la vista observar personas de todas las edades viviendo antes, durante y después una fiesta deportiva. De a poco se va recuperando la memoria en las canchas.

LOS COLORES. El recibimiento al Azulgrana fue estupendo, digno de una buena organización con muchos colores en las gradas sumado a las banderas gigantes y los papeles picados.

POLÉMICA. El árbitro Vigliano dudó bastante y consultó bastante (con su línea y el cuarto árbitro) para, finalmente, tomar una mala decisión en el gol anulado a Cecilio.