16 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
miércoles 22 de marzo de 2017, 02:00

Atorados 90 minutos por semáforos de San Lorenzo, hasta Santa Teresa

En hora pico, ir a Asunción tomando la avenida Mariscal López es prácticamente avanzar a paso de peatón. La zona del shopping, Clínicas y Villa Morra no son la excepción. Usuarios urgen una solución.

Nada más relativo que el tiempo cuando se trata de llegar al trabajo utilizando el sistema de transporte público. Lo que hace cinco años tomaba entre 50 y 60 minutos desde San Lorenzo a Asunción, hoy asciende a 120 minutos. El usuario pierde cuatro horas al día entre ida y vuelta. Son 20 horas a la semana, 80 al mes o casi cuatro días viajando parado.

Embed

La hora pico. Es el momento más estresante del día, toda persona despierta inconscientemente con las magnitudes físicas de desplazamiento y de velocidad en la cabeza.

Un día cualquiera. La odisea comienza antes de abordar el coche Nº 0408 de la Línea 56. Son las 5.15 y en Sargento Penayo y ruta 2, frente al Shopping San Lorenzo, trabajadores esperan que en el enlatado de sardinas haya espacio para uno más aunque sea colgado de la estribera, al puro estilo de Tom Cruise en Misión imposible 5. En el caso paraguayo, el protagonista no está sujeto a la puerta de un avión, sino de un indomable bus público, en hora pico.

Las canas de José González (70) brotaron a causa del estrés de viajar dos horas para llegar a las 7.00 en el trabajo. Se levanta a las 4.00, a las 4.30 llega a la parada y media hora o más sortea subir al colectivo. Las obras del Metrobús frente al Campus de la Universidad Nacional de Asunción lo complican todo, por los desvíos hay mayor flujo sobre la avenida Mcal. López.

Carlos Cuevas (19) llega tarde al colegio y aunque salga más temprano a la parada ningún colectivo se detiene. Los diferenciales también van llenos, pero mantienen sus puertas cerradas.

Las quejas llueven: "La Línea 12-43 nunca pasa", "La Línea 12 desatiende otros itinerarios", "La espera a veces es excesiva con el 56 y 29", "No da gusto pagar G. 3.300 para ir parado", etc.

VIAJANDO. La aventura de dos horas es el desayuno cotidiano para los usuarios del transporte público. Como ejemplo, el colectivo de la Línea 56 C, al mando de Orlando Correa, ya va cargado de estudiantes poco después de las 6.30.

En el bus parecen todos resignados. Tanto quienes van parados como sentados tienen un consuelo: los auriculares. Los mágicos auriculares cuyo efecto placebo consiste en medir el tiempo en el playlist y no desesperarse al pasar por Saturio Ríos hasta el desvío de Yberá. Son 6 cuadras desde Julia Miranda Cueto y cada una se cruza en más de 3 minutos. En solo un tramo se pierde casi 20 minutos.

Sobre Mcal. López inicia otro periplo. Entre los semáforos del Hospital de Clínicas y el Shopping Pinedo se esfuman 16 minutos. A las 8.10 aproximadamente toca llegar a la avenida Santa Teresa, casi 90 minutos después. Luego, desde Av. San Martín los rodados vuelven a andar a paso lento.

Orlando Correa maneja colectivos desde hace más de 20 años. Comenta que hace 5 años, de San Lorenzo a Asunción y de Asunción a San Lorenzo, haciendo un redondo, les tomaba a los choferes poco más de dos horas, tiempo que hoy se duplica.

Lamenta que no existan calles alternativas, dice que las frecuencias se alteran por el tiempo que se pasa en los embotellamientos. Muestra su planilla de salida, se registra el bus en movimiento a las 6.25 y a destino el usuario llega a las 8.52. El bus debió estar en la parada a las 8.05. Correa dice sentir alivio cuando le toca manejar buses con aire. Su trabajo es más tedioso en el embotellamiento y a 40ºC.

LA ODISEA DE LA MAÑANA

Pasajeros y buses. Sobre la calle Saturio Ríos, en donde se registra el mayor estancamiento de buses y rodados que salen para la avenida Mariscal López. Los rodados tardan más de tres minutos para cruzar cada cuadra.

La zona de la Recoleta. También es un punto conflictivo por la larga fila de micros y los automóviles que ingresarán al centro de Asunción. En la zona de Villa Morra, desde el semáforo sobre San Martín, el tránsito vuelve a ralentizarse.


MOPC "devolverá horas perdidas"

Tras las publicaciones de Última Hora sobre el tiempo que se pierde en el tráfico para llegar a Asunción, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) aseguró que devolverá a los usuarios más de 90 horas desperdiciadas en el tránsito. La cartera estatal sostiene que con el superviaducto que se está terminado en las intersecciones de Madame Lynch y Aviadores, y la ampliación del tramo ya habilitado entre la rotonda de Remanso hasta la ciudad de Limpio, los automoviliastas ahorrarían dos horas al día. Menciona que la Autopista Ñu Guasu, el acceso por Laguna Grande, concluirá en octubre, así como la Costanera Norte II de Asunción o el Metrobús, que están en plena ejecución.



APARECEN EN ESTA NOTA