22 de febrero
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
25°
36°
Jueves
Poco nublado con tormentas
23°
35°
Viernes
Tormentas
23°
33°
Sábado
Nublado con chubascos
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 7 de enero de 2017, 02:00

Ante la negligencia de proveedoras crece negocio de agua embotellada

Las distribución de agua embotellada es un potencial negocio debido a la negligencia de proveedores de agua corriente que ocasiona masiva falta del vital líquido en distintas localidades del país. En la ciudad Nanawa, funcionarios de una de las marcas que ingresan para vender el vital líquido afirman que comercializan 100 bidones de 20 litros por día.

“Ahora venimos a levantar pedido para traer al día siguiente. Las ventas empezaron a aumentar desde hace tiempo y se acentúa cuando hace mucho calor. En este lugar siempre hay problemas con el agua, pero las veces que tienen de igual manera compran para el consumo porque tienen miedo de tomar el de la canilla por si les haga mal”, señaló Juan Cabrera, trabajador de una compañía embotelladora.

Afirmó, además, que existen cerca de 8 empresas dedicadas al mismo rubro que ingresan de manera diaria en el lugar a vender agua mineralizada.

Los precios de las aguaterías son desde G. 3.000 el de medio litro, hasta G. 13.000 el bidón de 20 litros, según un sondeo hecho a los consumidores del Bajo Chaco.

“Yo suelo comprar el bidón de 20 litros cada vez que puedo, pero solo para tomar porque a veces sale sucia. Los que no pueden, hacen amanecer el agua para que la suciedad pueda bajar hasta la superficie del recipiente y así beberla. Hay días que vienen camiones cisterna de la Gobernación o Municipalidad cuando no viene ni una gota”, comentó Sebastiana Giménez, pobladora de Nanawa.

Por su parte, Martha González, de Limpio, sostuvo que adquiere cada semana hasta tres bidones de agua mineralizada después de sentir malestares tras ingerir el agua de la canilla que es salada cuando vuelve luego de días.

Uno de los principales inconvenientes que reconocieron las Juntas de Saneamiento de varias zonas es la falta de inversión tras colapsar el servicio por el alto número de usuarios mientras que la capacidad es solo para la mitad de hogares que proveen.

Agua sin tratar. Según el ente Regulador de Servicios Sanitarios (Erssan) en el año 2016 se realizaron 76 sumarios a proveedores ya sea por ofrecer agua de mala calidad o por problemas tarifarios. La mayoría de los sumariados pertenecen al Departamento Central: Luque, Limpio, San Lorenzo y Capiatá. Existen 1.797.320 personas que toman agua sin tratar, representando así el 35% de la población que recibe un servicio infectado.