3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sociales
sábado 24 de septiembre de 2016, 01:00

Actriz argentina elige a Saiach para confección de su traje nupcial

Luego de 7 meses de noviazgo, la actriz argentina Isabel Macedo y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, contraen enlace hoy. La prensa de Argentina considera a la boda como una de las más esperadas del año. Para esa especial ocasión, la artista eligió un diseño del argentino Javier Saiach, pero que adoptó a Paraguay como su país.

“Prevalecen las líneas simples, con el encaje que es el sello de mi estudio, pero sobrio, no es el típico vestido de novia, aunque sí será en tono claro”, adelantó el creador al diario La Nación de Argentina. Agregó que hace un mes y medio Isabel vino con el encargo y juntos comenzaron a soñar el vestido. “Ella quería algo sencillo, pero cargado de significado. Me dijo que se estaba casando con el hombre de su vida y quería estar radiante como se siente por dentro. Quisimos, además, que fuera casi un homenaje al ser nacional y a la provincia de su futuro marido”, agregó Saiach

Sencillez. La pareja ofrecerá a sus 400 invitados una ceremonia al estilo norteño, austera, campestre y sin estridencias. Es por eso que Macedo solicitó al diseñador un atuendo acorde a ese contexto. “Por el momento complicado que estamos pasando como país, ella solicitó que el espíritu gauchesco de mi última colección estuviera presente, pero sin brillos ni lujos. No llevará joyas. Solo un detalle en plata realizado por el orfebre Horario Bertero. El vestido llevará bordadas las iniciales de los novios y cosida, la imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa, de la cual es devota”, expresó Javier a La Nación.

Por último, Saiach dijo que la novia no quiere destacarse como figura, sino como una mujer que se casa con el hombre que ama. “Sus encargos fueron todos muy románticos. Está superenamorada. Es divertida y graciosa. Nos reímos mucho durante las pruebas imaginando cómo podía tropezarse o romperse algo para descomprimir los nervios. Crear este vestido fue un proceso artesanal y divino con el que estoy más que conforme, aunque ahora me doy cuenta que igual de nervioso que Isabel”, bromeó Saiach. “Por supuesto, cumplirá con la tradición de llevar algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo de color azul. La medalla religiosa será lo usado”, finalizó.