28 de junio
Miércoles
Mayormente nublado
17°
28°
Jueves
Mayormente nublado
17°
26°
Viernes
Nublado
15°
23°
Sábado
Muy nublado
14°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 12 de junio de 2017, 02:00

A 82 años de la Paz del Chaco, héroe cuenta cómo fueron entrenados por los rusos

Enrique Galeano Moreno (105), uno de los 287 excombatientes sobrevivientes, recuerda anécdotas de la Guerra del Chaco. Destaca su participación en la batalla de Boquerón y su prisión en Bolivia, donde tuvo que permanecer durante 2 años.

A un mes de cumplir 106, a Enrique Galeano Moreno le quedan reminiscencias de lo que fue su participación en la Guerra del Chaco, donde acudió con 20 años para defender el territorio chaqueño ante los bolivianos. "Mayor Korsakkoff", repite a cada tanto. "Él nos hizo soldados", asegura el excombatiente.

Su primer papel en la contienda fue en la épica confrontación de Boquerón, la primera de las batallas. Esta sirvió para inflar el ánimo de los compatriotas cuando la ofensiva contraria ya era un hecho.

El mayor de Caballería Nicolás Korsakkoff es uno de los rusos blancos con asilo político en el país en aquel entonces. Sobre la participación de los soviéticos en el Chaco, a Korsakkoff se le acuña la frase: "¡Qué esperamos! Somos soldados y es nuestra segunda patria (Paraguay)". Parte de esta premisa fue destacada en octubre del año pasado por el Ministerio de Exteriores local, en un homenaje a los rusos que participaron en el frente nacional entre 1932 y 1935.

Cruda realidad. Galeano, quien fuera soldado de Caballería en la contienda, indica que fueron duros los días de enfrentamiento y los de prisión en Bolvia. Cayó prisionero en 1934 y regresó recién en 1936, un año después de acabada la guerra.

Relata que apenas le daban restos de comida y tomaba mucha agua. Regresó al país con algunas consecuencias producto del encierro, relata.

Hoy vive bajo el cuidado de su nieta Leila Ortega y su pequeño bisnieto Thiago.

Galeano es padre de al menos 8 hijos, producto de su relación con distintas mujeres. La mitad de su descendencia vive en Argentina, donde migraron en busca de trabajo.

Esos días duros le pasaron factura en un momento, pero como se recuerda al soldado paraguayo, la bravura no le faltó para seguir adelante.

"Upepe ha'a kuri, ndachepu'akavéima, pero apu'ã jey (Ahí me caí una vez, no daba más, pero me levanté de nuevo)", relata el abuelo, que por la edad tiene lapsos de delirio, de acuerdo con el testimonio de su nieta. "Pero está bien de salud, come de todo, carnes, empanadas, no tiene problemas para tragar comida como suele darse en personas de su edad", dice. Asiste periódicamente a chequeos médicos.

Sobrevivientes. Todavía viven 287 veteranos de la Guerra del Chaco, todos con un promedio de un centenario de edad. Hacienda informa que solo en mayo pasado desembolsó G. 17.726 millones para ellos y 8.834 herederos.


"Conversé con Mcal. Estigarribia"

Narciso Meza

ITAPÚA


En el Departamento de Itapúa quedan pocos veteranos. Uno de ellos es don Silverio Pereira Ayala, quien el pasado 9 de junio cumplió 110 años de edad.

Además, tiene un hermano menor, Juan José Pereira Ayala, también excombatiente, con 105. Ambos fueron agasajados por sus familiares por el cumpleaños de Silverio y por recordarse los 82 años de la Paz del Chaco. "Peleé en varias batallas, Boquerón, en Nanawa, en Pitiantuta, entre otros lugares", dijo.

Recordó que en una ocasión conversó con el mariscal José Félix Estigarribia, comandante del Ejército paraguayo en el enfrentamiento.

"Me pidió una vez que le cebara el tereré, conversamos y me dijo: 'Estamos haciendo retroceder a los bolivianos'", rememoró el excombatiente.


Organizan una olimpiada sobre la contienda

Miembros del grupo de Facebook Memorias de la Guerra del Chaco brindaron charlas alrededor del país en recordación de los 82 años de la firma del Tratado de Paz entre Paraguay y Bolivia. Aquel suceso y otros tienen numerosas aristas que se desconocen o se conocen a medias, expresa el profesor José María Cazal, uno de los miembros activos de este equipo e integrante honorífico de la Asociación Cultural Mandu'arâ. Además, organizan una olimpiada de la Guerra del Chaco, para compartir investigaciones locales acerca del evento.


"Ya se acabaron los hombres, se firmó la paz a buena hora"

Vanessa Rodríguez

MISIONES

En San Patricio, Misiones, vive don Antolín Sánchez, único excombatiente sobreviviente de la Guerra del Chaco en su comunidad, tiene 101 años. Se lo ve lúcido y fuerte, por sobre todo con un gran espíritu patriótico. Siempre tiene presentes las fechas patrias como las de hoy "12 de junio Paz del Chaco".

Antolín recuerda que ya hacia el fin de la contienda le tocó, en compañía de sus camaradas, colocar hitos para marcar el territorio local en el Chaco. Peleó en la zona de Parapití. "Íbamos a perder nuestro territorio, ya se acabaron los hombres y solo restaban adolescentes, yo defiendo al mariscal José Félix Estigarribia, se firmó la paz a buena hora, perdimos parte de nuestro territorio, pero no la totalidad mediante eso. La colocación de parte de los hitos la hice con varios compañeros", recuerda. Destaca con alegría que se siente querido y valorado en su comunidad.


En Loreto homenajearán a excombatiente de 104 años

Justiniano Riveros

CONCEPCIÓN

Don Ramón Caballero, excombatiente de la Guerra del Chaco, cumplirá 104 años este 31 de julio. Es aún fuerte y es el único que estará presente en la fecha en el desfile a realizarse en Loreto, Departamento de Concepción.

Vive en la comunidad Virgen del Carmen. Es muy conocido por ser fuerte y porque siempre iba y venía a pie a Loreto, un recorrido de 13 kilómetros.

Hoy se realiza el gran desfile estudiantil en el distrito, donde concurrirán miles de personas y el único benemérito de la patria que estará en el palco será don Ramón Caballero.

En el distrito de Loreto solo sobreviven dos excombatientes. El otro es Pablo Romero, de la comunidad de Jhuguá Rivas La Asunción.

Don Caballero aún goza de buena salud, es vigoroso pese a que hace seis años sufrió un asalto en su propia casa, donde lo golpearon y quebrantaron su salud, según recuerda el excombatiente.