Política

Zacarías Irún sigue salvándose, pese a sus múltiples procesos

El senador cartista está imputado por lesión de confianza y declaración falsa y fue denunciado por presunto enriquecimiento ilícito. En la última sesión se erigió en juez de Dionisio Amarilla.

El senador colorado Javier Zacarías Irún es otro que está en la mira y podría perder su investidura en la Cámara Alta, teniendo en cuenta los múltiples procesos judiciales que enfrenta desde hace tiempo.

Por ahora, el legislador sigue salvándose y se ha convertido incluso en el juez de sus pares, votando a favor de la pérdida de investidura del liberal Dionisio Amarilla, el jueves pasado, a pesar de que él mismo está salpicado por varias denuncias.

No obstante, unos días antes de la sesión donde expulsaron a Amarilla, durante la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el legislador cartista, quien preside dicha instancia, hizo una maniobra política y resolvió dar una semana más de tiempo al liberal Dionisio Amarilla para su defensa, aunque finalmente esta intención no prosperó, y los senadores sesionaron de manera extraordinaria el jueves pasado para resolver la destitución de Amarilla.

sus casos. Zacarías está imputado por lesión de confianza, por incitar, entre los años 2014 y 2018, a funcionarios de la Comuna de Ciudad del Este a pagar, con dinero del Municipio, publicidad de la Gobernación, campañas políticas, como así también la producción de programas de entretenimiento y de tinte político. Esto, aprovechándose de que su esposa Sandra McLeod, en su carácter de intendenta, lo nombró como asesor ad honórem.

Es acusado además por pagar a periodistas y los costos de alojamiento de publicistas argentinos contratados y alquilar dos radios (Parque e Itapirú) para evitar críticas.

El senador y su cónyuge también fueron imputados por declaración falsa, porque aparentemente omitieron en sus declaraciones algunos bienes y cuentas.

Por si fuera poco, el clan Zacarías es investigado desde fines de setiembre de 2018 por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y asociación criminal. En esta causa, en el marco de los procedimientos fiscales, hubo varios allanamientos en la Municipalidad de Ciudad del Este, la Gobernación de Alto Paraná y empresas de la familia.

De acuerdo con la denuncia arrimada ante la Fiscalía por abogados del Alto Paraná, en 18 años de vida pública, la pareja Zacarías-McLeod cambió drásticamente su nivel económico y actualmente cuenta con inmuebles lujosos tanto en el país como en el extranjero, un avión, una flota de vehículos de alta gama, y numerosas empresas.

El parlamentario colorado lideraba el clan familiar y tenía fuertes poderes en el Alto Paraná, en especial Ciudad del Este. Sigue ocupando su banca, aunque no cuenta con fueros en uno de los procesos y él mismo había solicitado ser despojado de su inmunidad cuando vio que los votos en su contra estaban cantados.

Su ultraenemigo político Paraguayo Cubas, quien mañana vuelve a la Cámara tras su suspensión por inconducta, anunció que apenas retorne solicitará que se le saque la investidura a su par colorado.

Dejá tu comentario