Interior

Unánime rechazo a la rendición de cuentas en Comuna de Minga Guazú

El rechazo fue recomendado por la Comisión Asesora de Legislación, Hacienda y Presupuesto, que hizo denotar la manera desprolija en que se manejaba el dinero de la Municipalidad.

  • Édgar Medina
  • MINGA GUAZÚ

La mayor parte del periodo la administración comunal estuvo a cargo del colorado Digno Caballero, quien para candidatarse nuevamente había dejado a su hermano Lucas Caballero como ejecutivo municipal, mientras que los últimos dos meses corresponden a la administración del actual intendente, Diego Ríos, independiente.

El rechazo fue recomendado por la Comisión Asesora de Legislación, Hacienda y Presupuesto, cuyos miembros hicieron denotar la manera desprolija en que se manejaba el dinero de la Municipalidad de Minga Guazú durante el ejercicio 2021, ante la falta de documentaciones respaldatorias. El dictamen tuvo apoyo unánime durante la última sesión de la semana pasada de la Junta Municipal.

El informe revela que el presupuesto inicial se estimó en G. 37.575.019.875, distribuidos en G. 22.845.472.329 de recursos genuinos, G. 4.709.217.400 de recursos del Fonacide, G. 9.720.330.146 de recursos de royalties y G. 300 millones de juegos de azar. Fue ampliado a 40.284.762.712, de los cuales se recaudó la suma de G. 36.250.970.059, que representan 89,98% de la ejecución.

MILLONARIA DEUDA. Sin embargo, a pesar de la alta recaudación, se recibió la Municipalidad con una deuda de G. 7.600.633.606, además de haberse asumido un préstamo para pago de salario y aguinaldo de funcionarios, al que se suma un préstamo del año 2020 que no se amortizó en el año 2021, porque fue refinanciado para este año, sumando a G. 3.421.975.355, conforme al dictamen.

Durante el ejercicio de la Ejecución Presupuestaria, casi la totalidad de los rubros sufrieron modificaciones, ampliaciones o recortes, pero esas modificaciones no constan en las ordenanzas de las reprogramaciones y ampliaciones realizadas en el año, indica el documento leído ante el pleno de la Junta Municipal.

Las comisiones también resaltaron el desprolijo manejo de las cuentas bancarias, con la falta de documentos respaldatorios o los detalles del historial de las cuentas, ni la forma de ejecución. Ante la falta de los documentos, no se puede determinar en concepto de qué se emitieron los cheques. Entre los beneficiarios de los cheques aparecen funcionarios municipales, personal permanente, jornalero, sin mencionar quiénes, ni agregar la planilla de trabajadores, acorde a los datos. “Recibimos G. 10.000 millones negativos en la Municipalidad, no se pagó en la caja de jubilaciones, pero sí se descontaba, más de 4 meses de salarios atrasados, los préstamos ni amortizados, ni pagados”, explicó el concejal Víctor Lugo.

A su turno, la concejala Elizabeth Vargas, cuñada del ex intendente Digno Caballero, pidió que se examinen las tres administraciones, ya que durante los dos meses de gestión que corresponden a Diego Ríos también se realizaron contrataciones directas y tampoco hubo documentos respaldatorios de dicha administración, según su versión.

La ley prevé que la devolución de la rendición de cuentas de la ejecución presupuestaria al intendente municipal con las observaciones correspondientes también deberá ser remitida a la Contraloría General de la República con los documentos, donde deberá ser examinada para conocer con exactitud si se cometieron irregularidades o no en el ejercicio 2021.

Dejá tu comentario